El principal señalamiento que se le hace al actual Congreso, es de populista, siendo el punto de partida la devolución del 25% de los fondos individuales de pensiones, con un tope de 12,900 soles, aprobado por amplia mayoría y que el señor Martín Vizcarra no se atrevió a observar. El descrédito de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), las hizo indefendibles.
Luego ha habido una serie de propuestas, aún en discusión, de las cuales me referiré a cuatro, que son problemas ciudadanos que requieren solución y que el Congreso ha tomado iniciativa sin mirar el horizonte, lo que ha generado ácidas críticas.
El primer tema es el bancario. Se ha planteado congelamiento de intereses por el período de 3 meses y medio que duró el aislamiento. Suena a herejía, pero nada se dice que tenemos un sistema que concentra el 83% de las colocaciones en 4 de 15 bancos, existiendo una gran inequidad entre la tasa que pagan en ahorros en plazo fijo a un año a personas naturales, que oscila entre 0.53% a 1.5%, mientras que los préstamos al mismo plazo son otorgados a tasas que van de 14.64% a 17.83%.
El segundo caso es, la devolución de fondos a los aportantes y pensionistas de la ONP. Las pensiones bordean el sueldo mínimo y los aportantes no han tenido ninguna posibilidad de disponer de algo de liquidez. Si bien es cierto la reserva actuarial es negativa, es imprescindible que desde el Ejecutivo se tome la decisión de otorgarles una subvención.
El tercer punto es, la tasa de actualización para el cálculo tarifario de electricidad, se utiliza el valor del 12% anual fijado en 1992 cuando el Perú era inelegible crediticiamente. No se ha hecho nada en absoluto para reflejar el abaratamiento del costo del crédito desde el 2008 que obtuvimos grado de inversión.
Finalmente, está el caso de las AFP, las estadísticas oficiales señalan que hay un 60% de afiliados activos que no están cotizando, lo cual refleja que salieron del empleo formal. Su magra cotización hará que cuando lleguen a la edad de jubilación recibirán pensiones ínfimas. ¿Cuál es la razón para que su aporte siga en el sistema?
Lamentablemente los fustigadores solo están aportando señalamientos, ni siquiera críticas fundamentadas, menos propuestas de solución.