Me sorprende el candor con el que líderes gremiales empresariales y algunos agentes económicos han tomado los cambios en el gabinete ministerial, con capitoste incluido, pasando del lenguaraz provocador, Guido Bellido, a Mirtha Vásquez, de mejores formas, pero de orientación política muy cercana a la de su antecesor.

Los ingenuos quieren ver un punto de inflexión en el manejo del Gobierno, con las declaraciones de la premier que afirma que “una nueva constitución no está en las prioridades del Gobierno”, la ratificación de Julio Velarde en el Banco Central de Reserva y el nombramiento de la congresista Betssy Chávez en el Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, ignoran para engañarse a sí mismos, las palabras de Pedro Castillo, en la ceremonia por la Batalla de Angamos: “luchemos también, así como luchamos para tener soberanía marítima, tener una soberanía para recuperar el gas, como recuperar el agua para todos los peruanos”.

No se trata de una frase infeliz del mandatario, es la convicción que tiene que tanto el gas como el agua ha sido enajenada a favor de terceros, y que, teniéndolos en propiedad del Estado, podrán ser mejor aprovechados.

En el caso del gas, es obvio que se direcciona al Consorcio Camisea, que tiene a cargo los lotes 88 y 56; y aún es ignoto si también incluye a la sociedad de la española Repsol con la estatal china, CNPC, que tienen a cargo el lote 57.

En el caso del agua, supongo, que se refiere a las mineras, que sus enemigos las enfrentan bajo la arenga: “agua sí oro no”. Ya desde el predio de Economía y Finanzas, el titular, Pedro Francke, ha anunciado darle los santos óleos al proyecto de Tía María, en consonancia con el discurso de su correligionaria y hoy vocera oficiosa del Gobierno, Verónika Mendoza.

Si se interpreta bien las afirmaciones presidenciales, que fueron de un discurso leído, el objetivo no es una negociación, sino la nacionalización de los recursos naturales, mencionado en campaña, por lo que no debería sorprender.

Se equivocan aquellos que creen que solamente están en problemas los recursos hidrocarburíferos, pues están en la categoría también los mineros, pesqueros y el espectro radioeléctrico. Entonces, resulta inentendible la esperanza de ciertos empresarios.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.