Creo que nunca olvidaré la sensación que tuve la primera vez que compré un dvd pirata, no salía de la sorpresa por la diferencia de precios que había entre alquilar uno en las ya no existentes tiendas de renta de videos y lo que estaba comprando. La calidad no era la misma, en alguno casos eran grabadas en salas de cine, pero de cualquier forma la piratería se fue apoderando poco a poco del mercado al punto de lograr el objetivo de APPLE, por lo menos en el Perú… estar presente en todos nuestros hogares. Sólo para tener una idea, el mercado informal en el Perú es responsable del 75% de movimiento económico del país; y ese 75% hoy se encuentra batallando sin acceso a ningún tipo de crédito o apoyo financiero, sin clientes ni proveedores y buscando de donde sea sin ninguna distancia social.

Es inevitable, la piratería debe evolucionar también, pero cada vez los retos que enfrenten serán mayores. El pilar fundamental de los negocios “piratas” es la diferencia de precios con “lo original”, ¿pero qué haces cuando estos tiran sus precios al piso?, cuando empiezan a sonar competitivos… la reinvención de esta industria es inminente. De por sí creo que será difícil que ya personas vuelvan a visitar los centros comerciales donde están establecidos mayoritariamente este tipo de negocios, considerando la cantidad de personas que lo visitan regularmente, hay una sensación de tumulto que difícilmente se quite de la cabeza de los consumidores. ¿Cómo debería reinventarse la piratería? Un negocio que se apoya mucho en la cercanía entre cliente y vendedor, hoy le dices “lejos de ti” porque si no me enfermo, aparte de las plataformas tecnológicas con acceso a películas y series que son cada vez de mayor cobertura (si bien la piratería es en todo tipo de artículos la gran mayoría está centrada en material multimedia), la solución debería ser tecnológica.

Más allá de la venta por plataformas digitales, creo que es una buena oportunidad para que se dé una reingeniería completa de este sector, partiendo por el concepto propio de ser pirata; deberíamos empezar a producir títulos propios, sistemas de creación nuestra, servicios que se han podido desarrollar en tantos años “pirateando” a las mejores marcas del mundo, llegó la hora de desarrollar la creatividad peruana en una puesta al mercado con nombre propio. La piratería tendrá que innovar, eso será inevitable, la innovación hacia un nuevo mundo con marcas propias sería el camino más adecuado a seguir. Respondamos mejor al producto peruano, ayudemos como consumidores a que esa evolución se dé.

Buena semana para todos.