El impresentable ex presidente boliviano Morales, fue el primero en felicitar al comunista Castillo al ganar en unas turbias elecciones manifestando que “se trata de un triunfo de la dignidad sobre el neoliberalismo”.

Con anuencia de Castillo y Cerrón, este intruso que se inmiscuye en nuestros asuntos internos tiene una nefasta semblanza política en Bolivia, gobernó desde 2006 y promovió la Asamblea Constituyente, cambió la Constitución (entró en vigencia desde 2009) aprobando la reelección, usándola para reelegirse dos períodos (2009 y 2014) y en 2016 promovió un referéndum para reelegirse nuevamente, el “No” ganó con 51.3% imposibilitándole postular en 2019, aún así, lo hizo contraviniendo la ley, sin embargo, fue obligado a dimitir acusado de manipular flagrantemente los comicios, hecho que la OEA calificó como “las peores elecciones de la última década” y como “vergüenza hemisférica”.

El intruso Morales se ha reunido con cocaleros del Vraem azuzándolos para que se elimine la erradicación y se relance la hoja de coca, asegurando que en Bolivia “sin presencia de Estados Unidos y sus bases militares estamos mejor en la lucha contra el narcotráfico”, hasta ha tenido el desparpajo de plantear un “Consejo Andino de la Coca”, como una estrategia que servirá para “hacer la revolución democrática en el Perú”.

También se ha reunido con profesores de Fenate Perú, gremio fundado por Castillo (nueva fachada de Conare-Movadef), diciéndoles que “el imperialismo y capitalismo no permiten atender las demandas sociales, además, promueven el fascismo y racismo, y organizan golpes de Estado”, manifestó que la política económica se basa en la nacionalización de recursos naturales y servicios básicos. En una reunión con dirigentes campesinos acordó realizar un evento internacional para defender el gobierno de Castillo. Y en Arequipa, alentó a los jóvenes a encabezar la Asamblea Constituyente.

Bajo este panorama no debemos permitir que el intruso Morales interfiera y se inmiscuya en nuestra política interna y trate de concretar los fines de movimientos radicales para añadir al Perú a la lista de países con ideología bolivariana, además, es inaudito que impulse una Asamblea Constituyente y promueva políticas que favorecen al narcotráfico. Actualmente, según informe televisivo (Panorama), Morales y sus seguidores, están realizando en el Cusco trabajos de ideologización y hasta promueven la designación del boliviano Máximo LLasaca como cónsul en la región Cusco.

Lo increíble es que el pasado 20 de agosto, el Congreso rechazó el pedido de la congresista Yarrow para declarar a Evo Morales “persona no grata”, y es que todavía no toman conciencia del peligro que representa este sujeto para nuestro país.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.