Sr Presidente:

El 26 de mayo del año en curso, propuse la participación accionaria del Estado en las 11 Cajas Municipales, las 10 Cajas Rurales, las 12 Edpymes, o sea, en las 33 entidades especializadas en mypes y a cuya operación se suma Mibanco y otras empresas financieras nacionales.

Además, existen 347 cooperativas de ahorro y crédito, que son el 26.1% de las 1,245 cooperativas de nuestro país. Según la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Perú (FENACREP), 10 son las más importantes de conformidad a sus activos totales con gran presencia en el financiamiento de empresas.

En los programas “Reactivas I y II” se dice que cerca de 364 mil empresas pequeñas y medianas accedieron a la facilidad del crédito, pero este número es muy pequeño con referencia al universo total de mypes y, además, ellas solo lograron cerca del 48 % de los fondos asignados y la diferencia de un poco más de 52 % lo obtuvo la gran empresa, lo que evidentemente no está mal, ya que ella es responsable del 80 % de nuestras exportaciones y de más de 3 millones de empleos.

POLÍTICAS PÚBLICAS

Como lo expresé, hemos conseguido controlar la “gripe” con el Panadol antigripal, pero ahora hablamos de “Pulmonía” y, para ello, hay que actuar con antibióticos denominados políticas públicas y deben ser no solo muy agresivas, sino eficientes. Ello solo se consigue si entregamos el dinero en forma directa a los especialistas en este sector productivo; es decir, las Cajas y las Cooperativas.

De la emisión total de los 15 mil millones de soles propuestos, se recomienda que la suma de doce mil millones (12,000 millones de soles) deberá ser empleada en el aporte de capital a las cajas municipales y rurales y Epdymes, y para estructurar créditos especiales a las cooperativas de ahorro y crédito.

Este dinero deberá ser prestado por ellas a las mypes con 10 años plazo y a una tasa no mayor a 3 o 5% pero, dependiendo de tres condiciones: la primera, deberá ser destinado “en exclusiva” para empresas mypes a fin de que puedan reconstituir su producción o servicios usuales y en lo posible ampliarlos; en segundo lugar, ver la posibilidad de contratar por lo menos un nuevo trabajador por el plazo de un año para ejercer cualquier función dentro de la empresa.

INNOVACIÓN

A ello, debe agregársele el promover la contratación de técnicas innovativas. No podemos dejar a las mypes a su suerte, debemos ayudarlas a mejorar su tecnología. Que la innovación sea su nueva propuesta de desarrollo, junto con el mayor empleo.

De esta forma, contando con casi tres millones de mypes será posible dar empleo, aunque sea temporal, hasta que la crisis se supere a unos casi dos millones de trabajadores, solo contando con las Cajas Municipales ya que en algunos casos podrá contratarse hasta dos trabajadores para suplir a los muy pequeños (unipersonales) que no puedan contratar. No olvidemos que de ellas dependen casi 5 millones de personas de nuestro país. Si a ello le agregamos los clientes de las Cajas Rurales, las cooperativas y los sistemas bancarios más grandes, sí podremos llegar a más de tres millones de empleos.

La cartera integral de las microfinanzas llega a US$ 50,000 millones entre Cajas Municipales, las empresas financieras, Mibanco, las Epdimes, las Cajas Rurales y la Caja Metropolitana. Es así, que el aporte de capital más lo que se preste a las cooperativas se llegaría al 24 % de las colocaciones actuales, con efecto directo en aumento de producción, en el empleo y en la innovación tecnológica.

La diferencia del dinero emitido por el Tesoro; es decir, tres mil millones deberá utilizarse según se explicara en artículos que se desarrollaran en días posteriores, en vivienda, agro andino, acuicultura, y en todos ellos, la variable clave será el empleo.

En esta propuesta, el aporte tecnológico deberá hacerse con la ayuda de las 40 CITES (Centros de Innovación Tecnológica), ya que ellas no solo trabajan en transferencias tecnológicas, sino además capacitan en gestión, en coordinación productiva y en difusión. Estas CITES son públicas y privadas y donde, además, existen ventajas tributarias para las inversiones en I+D (Inversión y desarrollo) estipuladas en la Ley N°. 30309.

CENTROS DE INFORMACIÓN

Se cuenta asimismo con Concytec como órgano rector del SINACYT y programas especiales de Innovate en el Ministerio de la Producción como FINCYT (Perú-BID) y Fidecom como fondo concursable para financiar proyectos.

Sin embargo, cuando conocí en el Ministerio de Industrias las CITES, propuse que no solo fueran creadas por productos específicos, como lo es ahora (textil, artesanía, turismo, etc.) sino como centros de “Información” de perfiles de inversión, para el inicio de operaciones empresariales donde se muestren características del producto a desarrollar, posibilidades de mercado externo e interno, tecnologías existentes y necesidades de financiamiento. O sea, desde el emprendimiento inicial.

Para ello, tomaría la experiencia de Corea del Sur que es un país que es del tamaño de nuestro departamento de Piura y tiene 50 millones de habitantes, pero que a su vez posee 1,000 parques industriales y tecnológicos. (Rómulo Mucho. Gestión Julio 1,2015). De los parques industriales podemos ocuparnos luego de concluida esta primera etapa.

En mi visita a ese gran país, hace ya muchos años, pude observar la gran labor promotora no solo de su Gobierno, sino, además, de su asociación de pequeños productores.

Nuestro Ministerio de la Producción podría solicitar, de inmediato, una asesoría para tener en cada región de nuestro país un CIITES (nótese el agregado de la primera I que corresponde a mi propuesta de información) un centro de información empresarial como el antes mencionado, para ponerla al servicio de los actuales productores, comerciantes y especialmente, de nuevos emprendedores, lo que nos serviría para mejorar nuestra acción promotora de desarrollo.

Señor Presidente: estamos hablando de personas, ya que casi el 80% del trabajo en nuestro país está en los más necesitados. Hacer patria no es hacer política, no es solo cuidar el terruño, no es solo organizar el Estado, más importante que todo ello, es proteger la creatividad y el trabajo de los individuos, pues la humanidad no solo es un ideal superior, sino que es el porvenir de todo lo nuestro.

JUAN CARLOS HURTADO MILLER