El titular no es retórico y la respuesta corresponde darla oficialmente a los órganos del Sistema Electoral aunque la verdad como viene el reñido cierre del cómputo nacional de la segunda vuelta presidencial cualquier cosa puede pasar. Según la Misión de Observación de la OEA el proceso de marras se ha desarrollado sin “graves irregularidades” y no parece que por el lado de los observadores extranjeros acreditados haya mayor intención de cuestionar la limpieza de los comicios. Sin embargo, lo cierto es que, como en ninguna otra elección, se han presentado centenares de pedidos de nulidad de actas electorales por presunto fraude en mesa que sumados a las actas observadas por otras causas mantendrán ocupados a los Jurados Especiales y al JNE por algunas semanas mientras el país se mantiene en un peligroso vilo.
Hablemos claro. Cuando no se quiere mencionar o admitir la posibilidad de fraude se prefiere calificar las cosas eufemísticamente como “irregularidades” que si bien pueden afectar el acto electoral no llegan a viciar el mismo u obligar a su nulidad parcial o total. Empero, la candidata Keiko III ha mostrado al país numerosas actas de mesas de sufragio que contienen serios indicios de conductas fraudulentas y que han merecido los pedidos de nulidad amparados por el artículo 363 de la Ley Orgánica de Elecciones. Es competencia y obligación de la justicia electoral resolverlos hasta el último voto debida, justificada y transparentemente, caso contrario sólo contribuirá a abrir más la puerta al rechazo ciudadano que se vive en las calles y plazas.
El cuestionado JNE –más aún con su última torpe patinada referida al plazo para interponer las nulidades- tiene la responsabilidad histórica frente al país de garantizar que el resultado del cómputo final de las elecciones sea la expresión auténtica y libre de los ciudadanos que concurrieron a las urnas y no producto de un repudiable anforazo que desconozca la voluntad popular. De no ser así, a quien proclame Jefe de Estado carecerá de legitimidad ante la Nación. ¡AMÉN!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.