Columnista - Isaac Humala Nuñez

A horas finales del 2018, round (paliza) de Chávarry a Vizcarra

Isaac Humala Nuñez

2 ene. 2019 03:20 am
A+

El meollo de la cuestión nacional del momento es impedir la investigación de la corrupción de Alan García.

Grosso modo, es convicción pública que Alan García es excepcional en todo, también en corrupción. Finalizado su primer gobierno 1985-1990, salió millonario: compró, no un estudio o un departamento, sino una gran residencia en uno de los aristocráticos barrios de París. De su segundo gobierno 2006-2011, solo por más de 40 conferencias, dictadas entre el 2011 y 2012, recibió cerca de US$ 2 millones pagados por Odebrecht, por lo menos el primer cheque de US$ 100,000 por la primera conferencia en Sao Paulo está fehacientemente probado que provenía de la caja 2.

Su fortuna mal habida es probablemente superior al total de los otros presidentes posteriores a 1980.

A mediados del presente mes, debían llegar al Perú los registros detallados de la totalidad de los coimeados. Se anunció que sería devastador; pues, la filosofía empresarial de Odebrecht es: 1.- Enriquecer gigantescamente a la empresa; 2.- Beneficiar a los funcionarios y trabajadores de la empresa; y 3.- Enriquecer a los políticos. Todo esto a costa de la población.

El fiscal Chávarry es solo instrumento de Alan García. Actualmente, el Apra maneja el Congreso de mayoría fujimorista y respalda a Chávarry, contándose además con la adhesión del nuevo presidente del Poder Judicial, que se ejecutó en las últimas horas del 2018. Por TV y públicamente, reemplazó a los fiscales superior Rafael Vela y provincial José Domingo Pérez.

Viene el segundo round: Un gabinete ministerial de emergencia que provoque su denegación de confianza; en consecuencia, elecciones para el nuevo Congreso en abril del presente año.

El 2019, se vislumbra pues mucho más tempestuoso que el 2018.

Inevitable las masas de pulpines en las calles, y contundentes, las masas etnonacionalistas de Puno-Moquegua, las nacionalistas de izquierda de Arequipa-Junín y las acciopopulistas (belaundistas) de Cajamarca.

El siguiente round, se librará tanto en el entarimado como en carreteras, calles y plazas; es decir, por la vía legal dirigida por el presidente Vizcarra y por la vía de hecho dirigida por Walter Aduviri – Zenón Cuevas, Cáceres Llica – Vladimir Cerrón y Mesías Guevara.

El adiós a las transnacionales, imposible la promesa traidora del presidente Vizcarra: Inversiones mineras en el 2019  por US$ 14,900 millones y en 2020-2021 por US$ 42,800 millones.

El Perú está pasando del conflicto de poderes dentro del gobierno a la defenestración de las transnacionales.

Post Relacionados

Cobrar regalía: única respuesta a una emergencia no exitosa

Hace un año estamos en la tercera guerra mundial (económica): los países, todos contra todos. El coronavirus, siniestro de la naturaleza, inmensurablemente más grave al punto que en solo semanas ha paralizado el mundo, convirtiendo cada país en campo de concentración, cuarentenas, estado de emergencia y toques de queda. Perú, Estado fallido, bajo ocupación territorial

El coronavirus, los peruanos, el Perú y Vizcarra

I.- Coronavirus.- Siniestro de la naturaleza. No “guerra” que es enfrentamiento armado entre humanos. No es amenaza de desaparición del Hombre sino una especie de “saca” de los de avanzada edad con enfermedades. No respeta superpotencias. No hay vacuna y/o remedio hasta ahora. Casi todo el mundo está en cuarentena. ¿Hasta cuándo? El siniestro dejó

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques