Columnista - Isaac Humala Nuñez

Bambas en llamas

Isaac Humala Nuñez

6 mar. 2019 02:40 am
A+

(Caretas 2572 Enero/8/2019)

“El martes 8 en la comunidad de Yaviyavi, provincia cusqueña de Chumbivilcas, fueron quemados dos módulos del campamento de la policía. Se reportaron 6 efectivos y 2 pobladores heridos”.

Lo de Yaviyavi, es uno de los múltiples choques de comuneros con policías. Centenares de pobladores con porras y huaracas enfrentando a policías reforzados por francotiradores del Ejército.

La MMG Limited, empresa estatal china, ensanchó la carretera comunal, que los propios comuneros construyeron sobre sus tierras, por la que cada tres minutos pasa un camión que muchas veces es un monstruo de una capacidad de 400 toneladas de carga, perjudicando el medio ambiente y la calidad de vida de los comuneros y sus familias.

En el estudio de impacto ambiental del proyecto, que obtuvo el permiso social de los pobladores, el transporte del material extraído debía hacerse a través de un mineroducto de una longitud de 232 kilómetros, a dos metros bajo tierra, desde Cotabambas (el yacimiento) hasta Espinar (lugar de procesamiento), cruzando cerca de 200 comunidades con sus caseríos.

Al entrar en operación la mina, a principios del 2016, el proyecto fue radicalmente alterado: el mineroducto fue suprimido sin la presentación de otro estudio de impacto ambiental, bastó un simple informe técnico sustitutorio emitido por la misma empresa y un permiso social falso, resultado de mesas de negociación entre el Gobierno y alcaldes distritales y provinciales en las que se impidió la participación a los comuneros y/o sus representantes institucionales.

Desde el 2017 hasta el día de hoy, Las Bambas operan en estado de emergencia con campamentos policiales y con francotiradores del Ejército a lo largo de la carretera Cotabambas-Espinar.

Afirmar que Las Bambas están en llamas, es exacto. Un Walter Aduviri produciría un “Apurimazo” que desencadenaría la furia popular en Abancay, Andahuaylas, Santo Tomás (Chumbivilcas) y en Yauri, capital de Espinar.

El presidente Vizcarra, en el 2016 cuando era ministro de Transportes y Comunicaciones, visitó el yacimiento, y públicamente reconoció la justeza de la treintena de acuerdos firmados con el Gobierno y consiguió plazos para su ejecución y cumplimiento, pero nunca más regresó. ¿Podría regresar ahora como Presidente?

La empresa china MMG Limited debe ser multada y paralizada hasta que cumpla con el mineroducto estipulado en el proyecto original que la anterior concesionaria, la suiza Xtrata, consideraba cumplir respetando la zona monumental del Cusco. Así se evitaría envenenar el medio ambiente, los glaciares y el río Apurímac, el cual ahora corre el riesgo de convertirse en otro río muerto como el Mantaro.

Post Relacionados

El coronavirus, los peruanos, el Perú y Vizcarra

I.- Coronavirus.- Siniestro de la naturaleza. No “guerra” que es enfrentamiento armado entre humanos. No es amenaza de desaparición del Hombre sino una especie de “saca” de los de avanzada edad con enfermedades. No respeta superpotencias. No hay vacuna y/o remedio hasta ahora. Casi todo el mundo está en cuarentena. ¿Hasta cuándo? El siniestro dejó

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y