Columnista - Isaac Humala Nuñez

¿Conspiración de los ministros Oliva e Ísmodes contra el presidente Vizcarra?

Isaac Humala Nuñez

10 jul. 2019 02:40 am
A+

Promovida por los ministros Oliva de Economía y Finanzas e Ísmodes del Ambiente, ayer lunes se realizó una reunión con aproximadamente 30 CEOs para tratar el asunto de la licencia para el proyecto Tía María de Southern en Islay.

Y hoy, martes 9 que escribo esta nota, se ha comunicado por radio y TV, que se le habría entregado efectivamente la licencia para las obras civiles de las oficinas e instalaciones de la mina, condicionado  a que la operación minera, o sea la extracción de minerales, se posponga hasta que Southern convenza a la mayoría de la población de Islay, tiempo prudencial en el que debe continuar la campaña de comprar voluntades mediante inversiones sociales en Islay para obtener la licencia social que actualmente no tienen.

Da la impresión de que dicha reunión: desayuno-trabajo, habría sido realmente una reunión conspirativa contra el presidente Vizcarra. De haberse hecho sin permiso o sin conocimiento y peor sin la presencia del Presidente, es un golpe interno; es decir, el Ejecutivo ya estaría en manos de los ministros mencionados y de los CEO asistentes, y el presidente Vizcarra sería un monigote.

Hoy día, por TV el líder del pueblo de Islay en una breve declaración afirmó que no ha sido notificado y enfatizó que, con licencia o sin licencia, “Tía María” no va, pues la minería no puede realizarse con la oposición del pueblo y con sangre.

Por otro lado, la situación actual, política, económica, institucional, social está en crisis máxima. El país no puede continuar como está, y absolutamente menos hasta el 2021.

En los días que faltan al 25 del presente, tiene que definirse el duelo entre el Presidente y el Congreso. Vizcarra y Congreso juntos no pueden continuar hasta el 2021. En segundo lugar, con este otorgamiento de la licencia, con los problemas gravísimos de  hidrocarburos en el norte del Perú, con los gravísimos problemas del ámbito de “Las Bambas” que comprende los departamentos de Apurímac, Cusco, Puno, Arequipa, Moquegua y Tacna, el conflicto ya rebasa los límites de lo puramente político, cobrando primacía y peso todos los problemas sociales.

Lo expuesto significa que la semana próxima tiene que definirse la disyuntiva: o el Presidente Vizcarra o el Congreso.

Lo saludable para el país es hacer cirugía del cáncer que es el Congreso y reemplazarlo con otro dentro de los próximos cuatro meses. Única manera de evitar que el actual enfrentamiento entre el Perú superficial y el Perú profundo devenga sangriento.

Post Relacionados

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y

Presidente: Asegúrese leer su mensaje en julio/2020

Presidente, no se embriague con las encuestas ni esté diciendo que estamos en “guerra” con coronavirus. Guerra es enfrentamiento armado entre sociedades o países. El coronavirus es una catástrofe de la naturaleza; ajena a la voluntad humana cuyo remedio o vacuna estaría a más de un año. Su “guerra” está cada día peor; en su