Columnista - Isaac Humala Nuñez

Dos golpes durísimos a transnacionales

Isaac Humala Nuñez

30 may. 2018 00:00 am
A+

El presidente Vizcarra a solo dos meses y días de su gobierno, infligió dos durísimos golpes a las transnacionales ya operantes en el país y a las que quieren venir.

De las decenas ya operando, sus siete nuevos proyectos tienen estudios de impacto ambiental fraudulentos. Ollanta no les dio el permiso para empezar. Kuczynski no pudo por estar asediado permanentemente por la vacancia.

Instalado Vizcarra, su ministro Tuesta de Economía y Finanzas y su premier Villanueva anunciaron que los siete proyectos mineros (US$ 12,000 millones) empezarían este año con Tía María en agosto y mayores exoneraciones, subsidios, etc. El Presidente los rectificó; dijo tajantemente: “Sin licencia social no hay mina”.

La irlandesa Tullow Oil que llegó a fines de marzo pasado, ya concesionaria del petróleo en la plataforma submarina desde Áncash hasta Tumbes, acaba de ser cancelada. Anularla, es cerrar las puertas del Perú a las transnacionales.

En el  Perú, están trancadas las transnacionales: las mineras a tajo abierto desde hace tres años (2015), las constructoras (Odebrecht, etc.) desde hace un año. Las nuevas desde hace una semana (mayo 23/2018).

Los optimismos nada valen ante realidades de extremo colapso moral, intelectual y material y depredación del territorio. Situación comparable a los 25 años de la llegada al Perú de Pizarro, que hizo exclamar de indignación a Huamán Poma: “Está el mundo todo al revés”.

Ante esta calamidad, Vizcarra, excelente autoridad de su departamento y líder exitoso del “Moqueguazo”, está optando por la realidad, ajena a las voluntades individuales; es decir, quizá no tanto por patriotismo sino para salvarse de las conspiraciones para derrocarlo y llegar como Presidente al 2021.

Es un hecho que ya no cabe una transnacional más en Perú. Ningún proyecto más de los ya operantes actualmente. A estos, retirarles los privilegios, que paguen los impuestos a la venta de lo que exportan (el IGV corresponde al país de producción de la mercancía); obligarle a que su personal de sus campamentos se alimenten teniendo por proveedores a los productores locales. Sancionar a militares y altas autoridades traidores a la patria, restablecer el Servicio Militar Obligatorio, las 45 horas semanales de clases en escuelas y colegios, los cursos de Historia y Geografía del Perú, la IPM y desayuno y almuerzo en todos los centros educativos.

Presidente Vizcarra, hiciste el “Moqueguazo” en el 2009. Haz el “Peruanazo” en el 2018-2021. Se puede. La Confiep y personalidades extranjerizadas están clamando violación del derecho. No se trata de derechos (papel escrito) sino de hechos.

Post Relacionados

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y

Presidente: Asegúrese leer su mensaje en julio/2020

Presidente, no se embriague con las encuestas ni esté diciendo que estamos en “guerra” con coronavirus. Guerra es enfrentamiento armado entre sociedades o países. El coronavirus es una catástrofe de la naturaleza; ajena a la voluntad humana cuyo remedio o vacuna estaría a más de un año. Su “guerra” está cada día peor; en su