Columnista - Isaac Humala Nuñez

Gobierno rechazó la mediación episcopal y desafía a los comuneros

Isaac Humala Nuñez

1 may. 2019 02:40 am
A+

“No se puede dialogar con una criminalización que nos hace la empresa MMG Las Bambas y el Estado peruano”. (Gregorio Rojas, presidente de la comunidad de Fuerabamba. Abril/28/2019).

Cumplía 64 días el bloqueo de la mina y era inminente su desbloqueo mediante la fuerza armada: una carnicería de comuneros. El monseñor Miguel Cabrejos ofreció la mediación de la Conferencia Episcopal Peruana, en abril/8/2019 estuvieron en la Nunciatura, en Lima, las dos partes del conflicto: una, la MMG Las Bambas-Gobierno y la otra la Comunidad de Fuerabamba. El día 10, firmaron en Cotabambas la “Agenda Única de Diálogo”.

La Agenda tiene nueve pedidos. El primer punto es archivamiento de las denuncias penales contra los comuneros de Cotabambas por los conflictos sociales desde el 2011 a la actualidad. Condición previa al desbloqueo.

Los comuneros levantaron el bloqueo el 13 de abril pero la empresa-Gobierno no archiva ni un solo proceso.

Añadido a esto, el Gobierno, vilmente descartó la mediación del Episcopado mediante Decreto Supremo N° 075-2019-PCM. Su artículo 5.2 “Los representantes de la Conferencia Episcopal Peruana participan como invitados”,  artículo 6.- La comisión multisectorial (creada por el decreto supremo) se instala en plazo no mayor de 10 días  a partir de la designación de sus integrantes.

Es decir, el Episcopado ha sido tratado con procacidad: de mediador pasó a posible invitado, furtivamente, sin siquiera las gracias.

El 17 de abril, la comunidad de Fuerabamba tuvo que retirarse de la “Agenda Única de Diálogo” a causa del Decreto Supremo y porque no se les permitió ingresar a presidentes de dos comunidades.

En palabras de Don Luis García Miró Elguera: “La desahuciada clase pensante peruana ha desaparecido, al menos claudicado frente a la coyuntura grave. Prefiere soslayar las cosas para evitar encontrarse con la realidad”. (EXPRESO Marzo-27-2019).

En la Nunciatura, el premier Del Solar usurpó la dirección del conversatorio que correspondía al presidente del Episcopado. El cardenal tuvo que retirarse con inocultable mortificación. Igualmente, en la reunión de Cotabambas. Gobierno y empresa se aprovecharon de la Iglesia católica para lograr el desbloqueo de la mina.

La situación es extremadamente vergonzosa: el Estado está de mayordomo de la transnacional y su PNP de huachimanes.

La situación nacional ha cambiado radicalmente: El conflicto de Fuerabamba sobrepuja al conflicto entre poderes (leguleyadas exasperadas por la prensa).

Una decisión de Gregorio Rojas puede encender todo el país.

Post Relacionados

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y

Presidente: Asegúrese leer su mensaje en julio/2020

Presidente, no se embriague con las encuestas ni esté diciendo que estamos en “guerra” con coronavirus. Guerra es enfrentamiento armado entre sociedades o países. El coronavirus es una catástrofe de la naturaleza; ajena a la voluntad humana cuyo remedio o vacuna estaría a más de un año. Su “guerra” está cada día peor; en su