Perú autodespojado de su riqueza minera. Desde 1993

  • Fecha Miércoles 26 de Junio del 2019
  • Fecha 2:40 am



Ser despojado cabe; pero auto des-po-ja-do es impensable; pero es realidad que no ven ni creen los 31 millones 999 mil 999 peruanos de los 32 millones que somos. Excepto yo, Isaac Humala Núñez.

El autodespojo no es solo real, es también monumentalmente legal: Fuji Constitución de 1993, “artículo 66.- …la concesión otorga a su titular un derecho real, sujeto a dicha norma legal”.

Tal como está escrito, está realizado; los minerales no son del Perú; solamente están en Perú. Son “res nullius” (cosa de nadie). Entonces, Perú es mero depositario. Sus postores a titular o propietario tienen que tocar la puerta del Perú, pasar por sus ventanillas, cumplir sus requisitos para la licitación. Perú califica (¿coimas?) y otorga la buena pro.

La realidad y legalidad están a la vista: alzamientos, centenares de muertos y heridos, miles de judicializados (encarcelados y prófugos). Es la realidad en los 26 años corridos desde 1993.

El autodespojo resulta más cruel y más abusivo que el propio despojo; pues este último es generalmente por guerra victoriosa del país vecino. En cambio, el autodespojo es la traición al máximo grado de los gobiernos; que los países desarrollados no permiten en su territorio minería a cielo abierto porque éste lesiona la corteza terrestre. En el caso del Perú, provincias y departamentos enteros están ocupados por esta minería a cielo abierto.

Cada mina de estas, procesa un promedio de 100 millones de toneladas de tierra con triple de agua con químicos letales que equivale a 500 años de minería de veta de todo el mundo.

Geográfica y geológicamente es un revoltijo. Desaparecen lagunas, riachuelos, humedales y nevados. Hechos que las transnacionales y el Gobierno minimizan, menoscabando la labor de los defensores de la naturaleza y haciendo creer que esta minería es el camino al desarrollo del Perú. Todos hablan de dar todas las facilidades a estas transnacionales torpes.

Por esta deformada convicción, muchos creen bobamente a pies juntillas que las minas a cielo abierto, que son todas las modernas, son caminos del Perú al desarrollo.

Felizmente el Perú profundo tiene comprensión correcta de la situación y han trancado todos estos proyectos de cielo abierto. Dirigentes como Pepe Julio Gutiérrez de Islay, Gregorio Rojas y Edison Vargas de Cotabambas tienen comprensión cabal de lo maligno de esta minería a cielo abierto y han logrado el apoyo de monseñor Cabrejos y del Defensor del Pueblo que le dan seriedad y severidad a las tratativas.










Top
Alejandro Toledo seguirá bajo arresto hasta su extradición

Alejandro Toledo seguirá bajo arresto hasta su extradición