Columnista - Isaac Humala Nuñez

Presidencia Vizcarra en cuidados intensivos

Isaac Humala Nuñez

31 jul. 2019 02:40 am
A+

Al no disolver el Congreso el pasado viernes 26 de julio, el Presidente Vizcarra desde el día siguiente 27 se ha colocado listo para ser vacado.

Disolver un Congreso asqueado (7% en encuestas) habría sido aplaudido por el país. Daniel Salaverry, ya solamente como presidente de su Comisión Permanente, lo habría acompañado en el Te Deum y mensaje a la Nación el 28, en el desfile militar el 29 y los siguientes meses hasta la instalación del nuevo Congreso.

Cualquier intento contrario al cierre del Congreso habría resultado minúsculo ante la campaña electoral inmediata.

El 27 de julio el fujiaprismo recuperó el Congreso, más fortalecido; suyos, con más decisión los vocales supremos y miembros supremos respectivamente del Poder judicial y Fiscalía,  y el apoyo del Tribunal Constitucional; pues, la fuerza atrae más fuerza y la debilidad solo adictos al sacrificio.

El panorama peruano es distinto: Del 2016 al 2019, el asunto fue solamente el robo del dinero del Estado: la parte del león para el séquito de la brasileña Odebrecht y propinas para sus mayordomos peruanos.

Ahora, es asunto de traición a la Patria: Perú profundo por la soberanía real en sus recursos naturales, industriales e históricos mientras que “mayordomos” consideran dogma que las transnacionales son el único camino al progreso.

“¡Oh Cusco!: madre de extraños y madrastra de tus hijos” (Garcilaso). Dos Perús: Uno, superficial (mayordomía), el otro: Perú profundo de ADN incaico (Basadre). Este es el nuevo conflicto. Personajes Vizcarra, Mercedes Aráoz y Pedro Olaechea son de aquel Perú de extraños; frente a aquellos, Elmer Cáceres Llica, Gobernador de la segunda ciudad del Perú con sus adjuntos Gregorio Rojas de los comuneros de Cotabambas y Elvis Apaza de los lugareños del Valle del Tambo.

Pedro Olaechea es el nuevo titular del Perú de ajenos, a quien le enfrenta un modesto ciudadano de las serranías de Arequipa.

Olaechea acaba de declarar: 1.- “No nos dejaremos apabullar por quienes piden el cambio de la Constitución de Fujimori”; 2.- “Evitar que grupos de poder no electos gobiernen nuestro país”. Elmer Cáceres contestó: 1.-“Tía María” no va, nunca jamás; Quellaveco tampoco; 2.- La fujiConstitución no será reformada, ni cambiada. La patriótica Constitución de Haya de la Torre de 1979 será restablecida.

El nuevo gran Perú, eco del antiguo gran Perú, era y es el objetivo nacional. Los recursos naturales no se van a seguir regalando, están destinados exclusivamente a la edificación de este objetivo.

El Perú profundo abre su camino al poder.

Post Relacionados

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y

Presidente: Asegúrese leer su mensaje en julio/2020

Presidente, no se embriague con las encuestas ni esté diciendo que estamos en “guerra” con coronavirus. Guerra es enfrentamiento armado entre sociedades o países. El coronavirus es una catástrofe de la naturaleza; ajena a la voluntad humana cuyo remedio o vacuna estaría a más de un año. Su “guerra” está cada día peor; en su