Isaac Humala Nuñez

Isaac Humala Nuñez

LA COLUMNA DE DON ISAAC

Acerca de Isaac Humala Nuñez:







Situación actual del conflicto de poderes

Desde que Kuczynski asumió la Presidencia en julio/2016, Keiko pretende gobernar el Perú desde el Congreso, donde tiene absoluta mayoría. Buscó vacarlo. Lo consiguió en Marzo/2016; sucediéndolo su vicepresidente Martín Vizcarra.

A hoy, septiembre 2018, vacar a Vizcarra es propósito de Keiko; pero Vizcarra, muy diferente a Kuczynski, también tiene el propósito de vacar al actual Congreso.

Antes, se trataba de una sola vacancia, ahora de dos; además, en dos ámbitos: antes meramente en el interior del Gobierno y ahora también la calle: el referéndum nacional en el que participan todos los ciudadanos en las urnas.

De otro lado, la totalidad del Gobierno está en colapso, en cuidados intensivos en términos hospitalarios: estamos sin un órgano importante como el Consejo Nacional de la Magistratura que ya no existe; está colapsado el Ministerio Público; neutralizada la Defensoría del Pueblo en sus facultades constitucionales, suplantada por una Comisión del Premierato nombrada por simple resolución ministerial; el Poder Judicial está purulento y hediondo y hasta el Poder real (Fuerza Armada) está peor que los poderes políticos del Gobierno: latrocinio y en traición a la Patria.

En estas condiciones, se realizan de aquí a unas semanas las elecciones regionales y municipales. El etnonacionalismo ha emplazado a los ciudadanos del Cusco a definirse el próximo 7 de octubre respecto a la definición del Cusco de Garcilaso Inca de la Vega en 1560: “¡Oh Cusco: Madre de extraños y madrastra de tus hijos!”: 1.- Si el etnocacerismo gana las elecciones, lo primero que hará será erigir un magnifico monumento a Mama Ocllo y Manco Cápac en la Plaza principal de la ciudad; 2.- Pondrá en funcionamiento la “Academia Mayor de la Lengua Quechua” creada por Ley pero olvidada; y 3.- El gas natural de La Convención-Cusco no saldrá para las petroquímicas de Chile.

Se hará la petroquímica peruana en el Cusco. Realizar estos tres puntos es reivindicar moralmente al peruano, recuperarle su identidad. Inconcebible en un país digno como Japón, Francia, que sus nacionales no hablen su lengua. Paraguay es un buen ejemplo: el guaraní es el idioma de identidad nacional que todo paraguayo habla. El castellano es simplemente idioma de comunicación con los extranjeros. ¿La razón? El idioma es por lo menos el 95 % de una cultura. En nuestro caso es el quechua.

Ha llegado pues la hora, tras 418 años (1560-2018), que se definan los cusqueños como herederos de Manco Cápac y no de Pizarro.











Top
El “perromuerto” de  Odebrecht y Graña

El “perromuerto” de Odebrecht y Graña