Isaac Humala Nuñez

Isaac Humala Nuñez

LA COLUMNA DE DON ISAAC

Acerca de Isaac Humala Nuñez:





VACAR AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ES GOLPE DE ESTADO

Los actuales ajetreos (“trámites”) para deponer al Presidente de la República es CONSPIRACIÓN. Deponerlo es GOLPE DE ESTADO.

Nadie, unidad militar, partido político, Congreso, tiene facultad de vacar al Presidente. Ni semánticamente; pues, según la Academia de la Lengua Española, vacar es exclusividad personalísima del funcionario que deja el cargo, dignidad o plaza del que es titular. Al dejarlo, se produce la vacancia del cargo.

La Constitución, en su artículo 117, no es sobre vacar al Presidente sino sobre la VACANCIA DE LA PRESIDENCIA. 1.- Por muerte (¿Puede vacarse al muerto?); 2.- Permanente incapacidad moral o física; se entiende sobrevenidas después de su elección, si no, no habría sido elegido; 3.- Por su renuncia irrevocable; 4.- Por salir del país sin permiso del Congreso o no regresar (Fujimori. Nov/2000) y 5.- Destitución, previa sanción por traición a la Patria.

Y también por rango y categoría, no puede ser vacado el alto funcionario por funcionarios inferiores: Los congresistas. El Presidente ha sido elegido personal y directamente por la absoluta mayoría de los peruanos,  y los congresistas solo por cada Departamento; por esta razón, únicamente el Presidente personifica a la Nación. Por ficción jurídica, él, Kuczynski, es la Nación peruana durante su mandato. Además, es Jefe de Gobierno, su equipo humano subordinado; es Jefe de Estado, del aparato logístico del gobierno. Y en caso de riesgo de la existencia del Perú, Kuczynski es Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y la Policía.

En dic/21/2017, el golpe de Estado congresal fracasó. Ahora, a solo 2 meses y días, de nuevo está en marcha la sedición. En estas condiciones, prima en Kuczynski su rango de Jefe Supremo de la fuerza militar.

Es con este cargo castrense que tiene que resolver la actual subversión política. El país ha pasado de la legalidad a lo factual. Es decir, la situación actual se define más que por la ley, por la fuerza. Significa que el actor principal pasa a ser el Poder real: Las armas. No el Poder legal: Bandas, fajines y cintas.

El Presidente no tiene por qué estar pidiendo que lo dejen trabajar. De quienes no lo dejan trabajar debe ocuparse la Fuerza Armada. El Presidente simplemente ordena trabajar, no para el Perú superficial que lo repudia y lo desprecia, sino con el Perú profundo, defendiendo nuestro gas y Machu Picchu de la ambición de Chile-Piñera-Lan Chile. Es la única manera de gobernar patrióticamente el Perú, que permitiría al Presidente ganar legitimidad.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“No descarto la posibilidad de pedir asilo político”

“No descarto la posibilidad de pedir asilo político”