Columnista - Isaac Humala Nuñez

Valor dinerario (precio) versus valor moral (honor)

Isaac Humala Nuñez

13 feb. 2019 03:10 am
A+

De acá a dos días, este viernes febrero/ 15/ 2019, se debe formalizar en Brasil la Colaboración Eficaz de Odebrecht. Esta consiste en que Odebrecht entregará al Perú toda la documentación de su corrupción y que sus funcionarios la corroborarán ante el fiscal y juez peruanos a cargo del caso. La reparación de daños y perjuicios se fija en 610 millones de soles (US$ 190 millones).

Si no se firma, no hay documentación ni corroboración. Sin ello, no habría probanza y quedarían angelicales casi la totalidad de los corruptos. Saldría inocente la Sra. Keiko Fujimori y ya no se encarcelaría al dos veces presidente Alan García, quien debería estar con detención preventiva desde diciembre-3-2018, fecha en que retornó de territorio uruguayo (Embajada) a donde había fugado.

Parte considerable de nuestra intelectualidad y congresistas está exigiendo que no se firme la colaboración si es que no se aumenta el importe de los daños y perjuicios. Actitud que significa dar primacía al precio de los daños y perjuicios por encima de la justicia, que es valor moral, esencial para la salud de la nación. No tiene precio.

De otro lado, estos defensores del dinero nacional, realmente son fariseos, pues callan ante la corrupción, al no decir nada sobre la entrega gratuita de nuestros recursos a transnacionales: mineros, lacustres, aéreos, hidrocarburos, puertos, aeropuertos, energía, etc. Un ejemplo: la norteamericana Yanacocha, en 25 años que hace minería en Cajamarca, ya ha extraído algo más de 100 millones de onzas de oro; de ello, al Perú no le corresponde ni una onza, fundándose en los artículos 60, 62 y 66 de la delincuencial FujiConstitución de 1993. Esto es peor que corrupción, es traición a la Patria.

Además, si no se firma el convenio, inmediatamente vendrá la vacancia del presidente Vizcarra que ya se está preparando públicamente en todas las instancias de los poderes del Estado. Se iría directamente de Palacio a la cárcel. Vendría un cataclismo social en el Perú, pues las decenas de proyectos de las transnacionales, el gas peruano para la petroquímica de Chile y el Aeropuerto Internacional de Chinchero para el proyecto turístico chileno con base en Machu Picchu se tratarían de imponer y serían enérgicamente resistidos por el Perú profundo.

Para poder llegar al 2021, con el país limpio de la corrupción de sello Odebrecht, debe firmarse el convenio. Piénselo bien, presidente Vizcarra.

Post Relacionados

El coronavirus, los peruanos, el Perú y Vizcarra

I.- Coronavirus.- Siniestro de la naturaleza. No “guerra” que es enfrentamiento armado entre humanos. No es amenaza de desaparición del Hombre sino una especie de “saca” de los de avanzada edad con enfermedades. No respeta superpotencias. No hay vacuna y/o remedio hasta ahora. Casi todo el mundo está en cuarentena. ¿Hasta cuándo? El siniestro dejó

Extravío del Presidente

En estos tiempos desgraciados del Perú, país bajo ocupación de transnacionales, virtual provincia de Chile y encima el coronavirus, siniestro de la naturaleza que ha colocado a la humanidad en situación difícil, resulta imprevisible la era post virus. Imposible continuar como estamos: avance continuado del virus, cuarentenas, desborde de masas de ciudades al campo, toques

Regreso a las provincias y aldeas

Miles de provincianos con algunos años en Lima y/o sus hijos ya nacidos aquí, que no han conseguido ubicarse, que sobreviven penosamente y que necesitan trabajar cada día para comer, de añadidura resultan totales víctimas del coronavirus: toques de queda, confinamiento, multas y hasta represión. Al prolongarse la cuarentena hasta el 8 de mayo y