Columnista - Jaime Miranda Sousa

Agro: problema de difícil solución

Jaime Miranda Sousa

20 may. 2019 02:40 am
A+

Hay que tener presente que hoy existen dos agros, el tradicional que se encuentra en los valles y que fueron expropiados por la reforma agraria y el moderno que se encuentra en los desiertos que se han irrigado a partir del año 1993, gracias a la Constitución vigente (la de Fujimori) que obliga al Estado a pagar las expropiaciones en efectivo y no con los bonos sin garantía que creó Belaunde y usó Velasco.

El año 1963-64 Acción Popular, aliado con los demócratas cristianos (muchos de los cuales hoy son del PPC), legalizaron, en contra de los dispuesto por la Constitución vigente (la de 1933) la expropiación con bonos sin garantía. Gracias a ello, Velasco imprimió, a diestra y siniestra, bonos (que hasta hoy no se pagan) para expropiar las tierras.

Velasco, recomendado por la Universidad comunista rusa “De la Amistad de los Pueblos” (Lumumba), cooperativizó los fundos de una forma que los peruanos vayan perdiendo el sentido de propiedad. Por ello, declaró las tierras inembargables e invendibles de manera que las cooperativas sean solo posesionarias de las mismas y a los cooperativistas les dio la propiedad de la posesionaria de las tierras, es decir, no eran propietarios de las mismas.

El Banco Agrario quebró porque hizo préstamos a cooperativas inembargables y no porque los agricultores pre Reforma Agraria no pagaban sus deudas.

En 1980 Belaunde disuelve las cooperativas y entrega a los cooperativistas miniparcelas (4 o 5 Has) haciendo antieconómico el agro en los valles tradicionales. Estos parceleros, en su mayoría beneficiarios de la reforma agraria, son los que hoy están en huelga y toman carreteras para evitar que se importen productos agrícolas (es verdad que algunos de ellos son subsidiados por los países que los producen).

Existen alrededor 3’000,000 de parceleros con menos de 5 Has. ¿Ustedes se imaginan el interés que habría que cobrarles para poder cubrir el costo de la supervisión de esto minúsculos préstamos?

La solución está en el subsidio, es decir metiéndole la mano al bolsillo de los peruanos.

Las azucareras subsisten porque Belaunde no las parceló, pero desgraciadamente Tumán y Pomalca están en manos de Oviedo, en Pucalá hay constantes enfrentamientos, la compra de Andahuasi ha creado un oligopsonio y Cayalti ya no es azucarera porque se oxidó el ingenio.

Lo descrito es el costo de una Reforma Agraria mal hecha.

Post Relacionados

Meditemos: compra hecho en el Perú, pero no a la fuerza

A los que no vivieron la protección de la industria nacional que se inició en el gobierno de Manuel Prado (1956-1960) y terminó con el de Alberto Fujimori (1990-2000) les contamos el abuso de los industriales que produjeron la prohibición de las importaciones y los inmensos aranceles de importación con que se grabaron los bienes

Lo que se necesita saber para ayudar a la agricultura tradicional

Durante el incanato solo las clases sociales más elevadas, como los curacas, tenían la tenencia individual de la tierra que era transmisible por herencia, pero que no se podía vender, razón por la que la riqueza agraria estaba en la mano de obra y no en el valor de la tierra. El común de la

Meditemos: ¿se puede ser legalmente corrupto?

Para luchar contra la corrupción no basta sancionar, también es necesario ver la norma que la permitió o la hizo fácil. En Hong Kong los ingleses instituyeron un instituto anticorrupción que le llamaron ICAC (Independent Commission Against Corruption) la misma que buscaba a los corruptos para sancionarlos y estudiaba el por qué la legislación permitió