Jaime Miranda Sousa

Jaime Miranda Sousa

CONTUNDENTE REALIDAD

Acerca de Jaime Miranda Sousa:





¿Dialogar con un tramposo?

Sin duda, el Perú, para progresar requiere de la minería y de un eficiente uso, por el Estado, de los ingresos que esta genera. Sin lo anterior el Perú no podrá financiar la justicia social que todos aspiramos. Desgraciadamente demasiados peruanos se han vuelto tramposos. Últimamente nos hemos podido dar cuenta cómo un fragmento del sector privado más grande del que deseamos es pillo y desgraciadamente sabemos desde hace mucho tiempo que el Estado es un moroso pagando sus deudas y en demasiadas ocasiones se niega a pagarlas.

Los políticos repiten que la solución del problema de la minería está en el diálogo y la concertación. ¿Usted trataría de concertar con una entidad que no paga sus deudas ni honra sus compromisos? Yo era agricultor y mis tierras estaban ubicadas cerca de una mina abandonada que si se hubiera explotado podía contaminar mi fundo. Si esto hubiera ocurrido, ¿usted cree que el Estado Peruano hubiera hecho que se me indemnice? La respuesta es no, porque el Estado no indemniza a los peruanos comunes y corrientes por los daños que les hace (los que hace a los extranjeros sí los indemniza).

Me pregunto: ¿ante qué institución puede reclamar un campesino que ha sido afectado (hablo de verdaderamente afectado) por una mina para que se le indemnice con justicia y rapidez? La solución podría ser rápida si el Estado se comprometiera a pagar por los daños imponderables que pudiera causarles la mina a terceros. Lector, ¿usted confiaría en el compromiso del Estado de pagar por estos daños? Confiar en el Estado peruano es ingenuo porque este no paga lo justo a los fonavistas, no paga los bonos de reconstrucción que les “enchufó” a todos los empleados peruanos, no paga al fondo de jubilaciones que sustrajo a los jubilados para hacer la carretera a Cerro Azul, no paga los bonos agrarios ni los otros bonos con que “pago” expropiaciones y a “Fuerabamba” no le pagó los terrenos que se usaron para ampliar la carretera. El que actúa como procede el Estado peruano no es de confiar. La propiedad es segura cuando la de todos es segura. Si nuestro Estado no embaucara bastaría con que le garantice a los afectados por una mina que serán indemnizados con justicia. Qué fácil serían las soluciones si el Estado Peruano no fuera tramposo.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Olaechea: Blume me dijo que siga con la selección de los tribunos

Olaechea: Blume me dijo que siga con la selección de los tribunos