Jaime Miranda Sousa

Jaime Miranda Sousa

CONTUNDENTE REALIDAD

Acerca de Jaime Miranda Sousa:



El derecho de propiedad de los comuneros

Para que los nativos no compitan con ellos, los españoles continuaron con el sistema de propiedad incaico en el que la propiedad de la tierra solo era posesión, y a los que no eran comuneros sí se les permitió ser propietarios de tierras. La diferencia está en que los comuneros no pueden entregar sus tierras como garantía para obtener un préstamo, ni venderlas al contado y a plazos solo con autorización del Congreso.

A continuación, transcribo el artículo 7 de la Ley 24656 (Ley General de Comunidades Campesinas) DEL TERRITORIO COMUNAL Artículo 7.- Las tierras de las Comunidades Campesinas son las que señala la Ley de Deslinde y Titulación y son inembargables e imprescriptibles. También son inalienables. Por excepción podrán ser enajenadas, previo acuerdo de por lo menos dos tercios de los miembros calificados de la Comunidad, reunidos en Asamblea General convocada expresa y únicamente con tal finalidad. Dicho acuerdo deberá ser aprobado por ley fundada en el interés de la Comunidad, y deberá pagarse el precio en dinero por adelantado. El territorio comunal puede ser expropiado por causa de necesidad y utilidad públicas, previo pago del justiprecio en dinero. Cuando el Estado expropie tierras de la Comunidad Campesina con fines de irrigación, la adjudicación de las tierras irrigadas se hará preferentemente y en igualdad de condiciones a los miembros de dicha comunidad.

Para entender lo que pasa con la minería es imprescindible conocer que los derechos de propiedad de los comuneros tienen limitaciones que no tienen la de aquellos que no lo son.

Con las comunidades campesinas los españoles evitaron el progreso agrícola de los nativos logrando con ello que los autóctonos tuvieran que depender de los colonizadores. Basta ver que existían nativos con mucho dinero (Túpac Amaru era comerciante) pero no había comuneros terratenientes. Con esto no pretendo decir que debemos derogar la ley transcrita, pero sí es mi intención hacer que los peruanos entiendan las dificultades que ocasiona a la minería el hecho de que la venta de tierras comunales tenga que ser aprobada por el Parlamento, es decir se politice. Por lo anterior, Las Bambas tuvo que canjear, y no comprar, las tierras de Fuerabamba por las de Yavi Yavi.

El tiempo hará que los comuneros se den cuenta que su supuestos derechos de propiedad les impide progresar, por ejemplo, facilitando el cambio de tierras por acciones de la mina.

Por Jaime Miranda Sousa Díaz

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Caso Keiko Fujimori: Fuerza Popular es incluida en investigación

Caso Keiko Fujimori: Fuerza Popular es incluida en investigación