Jaime Miranda Sousa

Jaime Miranda Sousa

CONTUNDENTE REALIDAD

Acerca de Jaime Miranda Sousa:





Justicia social – dinero y no corrupción

El Gobierno está realizando un encomiable esfuerzo para sancionar a los corruptos. Lamentablemente, para reducir la corrupción hay que, simultáneamente, sancionarla y cambiar las normas que la promueven. Una buena manera de caricaturizar la corrupción peruana es diciendo que en nuestro país “CUALQUIER ‘IMBÉCIL’ SE ROBA 10,000 MILLONES DE DÓLARES”. No hay país en el que no exista corrupción, pero mientras más adelantado es el mismo, más difícil es ser corrupto. Los países que pretenden eliminar la corrupción por completo tienen que establecer tantos controles que en lugar de eliminarla la promueven.

Los supermercados incluyen en sus costos un porcentaje (más o menos 5 %) para cubrir los robos que se realizan en sus tiendas. Cuentan que un gerente informó al directorio que había diseñado un sistema que reducía el robo a cero. Entusiasmados los directores le preguntaron cuánto iba a costar establecer el sistema y el gerente le contestó que el 10 %. ¿Si usted hubiera sido director votaba a favor o en contra de la propuesta del gerente?

Igual pasa en un país. Por ejemplo, el Perú tiene alrededor de 1,850 distritos, lo que hace que un sinnúmero de ellos tengan un presupuesto tan chico que controlarlos cuesta más de lo que se pueden robar. ¿No cree usted que una de las maneras de reducir la corrupción municipal es tener menos distritos?

Sé que muchos lectores dirán que lo arriba expuesto es inmoral o antiético, a ellos les pregunto: ¿qué quieren, que el Perú sea el ”cielo” o que el Estado tenga cada día más recursos para que la justicia social sea cada día más justa? La justicia social cuesta y los Estados tienen que generar cada día más dinero para que cada día haya más justicia social. Yo me pregunto: ¿cómo hace el Estado para tener dinero? La respuesta es sencilla: o cobra impuestos o hace negocios.

El fracaso de los Estados, como Rusia y China, que obtenían el dinero para solventar la justicia social haciendo negocios ha hecho que hoy, cada vez más, dependan del ingenio de los ciudadanos para hacerlos y generar riqueza, y de ella, por prestarles los servicios que permiten materializar sus ideas y para generar más justicia social les cobra impuestos. Solo sancionando no se financia la justicia social, también se necesita un sistema socioeconómico que permita generar riqueza compitiendo y no gracias a privilegios.

Por Jaime Miranda Sousa Díaz

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Olaechea: Blume me dijo que siga con la selección de los tribunos

Olaechea: Blume me dijo que siga con la selección de los tribunos