Jaime Miranda Sousa

Jaime Miranda Sousa

CONTUNDENTE REALIDAD

Acerca de Jaime Miranda Sousa:





Parceleros + comercialización + financiación + concentración

Esta semana voy a insistir en el tema de los parceleros de los valles tradicionales que se beneficiaron con la Reforma Agraria.

Uno de los problemas más grandes que tienen los parceleros es la comercialización de sus productos porque cuando se mudó La Parada a Santa Anita no se modernizó la cadena de comercialización existente, es decir, se permitió que los mayoristas sigan abusando de los agricultores y, además, que los eslabones de la cadena de comercialización sigan siendo una compra y venta y no un porcentaje del precio de venta.

Los eslabones de una cadena de comercialización que son una compra y venta contienen un factor de seguridad que disminuye lo que recibe el productor y aumenta el precio al consumidor.

Para que los eslabones de comercialización sean un porcentaje del precio se requiere que existan agentes afianzados de comercialización de alimentos (algo así como agentes afianzados de aduanas), los mismos que reciben lo que producen los agricultores y se encargan de venderlos cobrándoles un porcentaje del precio de venta.

Con el tiempo, a medida que comienzan a existir más agentes afianzados, se formará una cámara en la que todos ellos participan, de manera que entre ellos exista un intercambio de información que les permitan recomendar a sus clientes que sembrar, más aún, pueden unirlos para que todos siembren lo mismo y además proporcionarles los servicios, técnicas e insumos que requieren para obtener una buena cosecha. Esta manera de comercializar permite evitar excedentes y vender a futuro. Además, los actuales mayoristas pueden convenirse en agentes afianzados.

Los agentes afianzados pueden constituir una ayuda al Banco Agrario porque este puede utilizarlos como agentes retenedores de las deudas que pudieran tener los parceleros, algo así como lo que hacia la Cámara Algodonera antes de la Reforma Agraria.

A todas las anteriores ventajas se les puede sumar la necesaria concentración, no de la propiedad sino de los cultivos, permitiendo así bajar los costos de producción y acceder a mejores precios de los insumos.

No quiero terminar sin preguntarle al ministro de Finanzas en qué beneficia a los tenedores de bonos agrarios peruanos el permitirles canjearlos por bonos soberanos. No vaya a ser que esta disposición se haya dado solo para favorecer a las empresas extranjeras que le han comprado sus bonos, a precio regalado, a necesitados expropiados peruanos.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Ordena investigar a Humala por asesinato de Fasabi

Ordena investigar a Humala por asesinato de Fasabi