Columnista - Jaime Miranda Sousa

Perdimos 3 a 1

Jaime Miranda Sousa

8 jul. 2019 02:40 am
A+

Ayer perdimos 3 a 1 contra Brasil. Los peruanos teníamos la ilusión de ganarle a un equipo mejor que el nuestro. Por lo anterior, los peruanos no podemos sentirnos frustrados por no haberle ganado a un equipo mejor que el nuestro. Si tradicionalmente el equipo peruano hubiera sido mejor que el brasilero y hubiéramos perdido, con razón debiéramos habernos sentido desilusionados por no haber hecho lo necesario para triunfar en lo que somos mejores.

Uno de los errores que cometemos los peruanos es pretender tener éxito en lo que no tenemos las condiciones ni las características necesarias para tenerlo y de otro lado no hacemos lo que se requiere para ser exitoso en lo que sí tenemos las condiciones para serlo.

De los años 60 a los 80 los políticos, sobre todo a los militares revolucionarios, se les ocurrió convertir al Perú en un país industrial, para lograrlo dictamos leyes absurdas para proteger a industrias que jamás hubieran tenido éxito y que solo sirvieron para enriquecer a unos cuantos industriales que fabricaban productos de poca calidad que solo eran adquiridos porque los importados pagaban un impuesto a la importación astronómico.

A los políticos se les ocurrió hacer que el Perú produzca automóviles y lo lograron, pero para conseguirlo gravaron los autos importados con unos aranceles que hacía que un Toyota costara más US$ 30,000. No solo eso, la emoción social de los gobernantes de aquel entonces, para evitar que los autos subieran de precio a niveles irreales pusieron precios topes a los vehículos. Lo que les voy a contar es cierto. A un ministro de Industria de Velasco se le ablandó el corazón y decidió que deberían existir autos que costaran alrededor de US$ 5,000 para que más peruanos pudieran tener auto. Se me ocurrió ir a la tienda y preguntar cuánto costaba un auto y me dijeron que sin radio costaba US$ 5,000 y con radio US$ 8,000. Ante esto le dije al vendedor que quería uno sin radio y su respuesta fue contundente “NO HAY”.

Otra historia: como los autos nuevos tenían precio controlado y los usados no, a los fabricantes se les ocurrió vender los autos nuevos a personas allegadas a ellos para que estos, a su vez, los vendieran a precios mas altos como autos usados. De allí salió el “VENDO AUTO USADO CERO KILÓMETROS”.

Post Relacionados

Lo que se necesita saber para ayudar a la agricultura tradicional

Durante el incanato solo las clases sociales más elevadas, como los curacas, tenían la tenencia individual de la tierra que era transmisible por herencia, pero que no se podía vender, razón por la que la riqueza agraria estaba en la mano de obra y no en el valor de la tierra. El común de la

Meditemos: ¿se puede ser legalmente corrupto?

Para luchar contra la corrupción no basta sancionar, también es necesario ver la norma que la permitió o la hizo fácil. En Hong Kong los ingleses instituyeron un instituto anticorrupción que le llamaron ICAC (Independent Commission Against Corruption) la misma que buscaba a los corruptos para sancionarlos y estudiaba el por qué la legislación permitió

Presidente, medite sobre lo que pasó entre un chino y el mandarín

Cuentan que había un chino que criticaba públicamente al mandarín cuando este cometía un error, sus críticas no eran solo constantes sino las hacía en la plaza del pueblo cuando en ella había mucha gente. No contento el chinito con lo que pregonaba, le hacía saber a los vecinos, que eran muchos, que el mandarín