Javier Valle Riestra

Acerca de Javier Valle Riestra:






Mi biografía

He cumplido ochenta y ocho años y a lo largo de ese proceso he sido apristamente dos veces concejal, una constituyente, otra diputado, dos veces senador y una congresista. Se me consideraba por unos un radical y por otros un burgués. Ambas críticas son inconsistentes. Lo que soy, reitero, es aprista, lo que es una doctrina que está más allá de las izquierdas y más allá de las derechas.

Viví desde los cinco años de edad en casa de mi abuelo materno, Max González Olaechea, el médico más famoso de su época. Un día harto de la belicosidad existente entre mis padres decidí telefonear al mayordomo de la casa de mis abuelos. Vivian a la vuelta de mi casa, situada en la calle Mantequería de Boza. Mis abuelos me acogieron con simpatía y entendieron que lo querido por mí era quedarme a vivir allí en el inmueble de la calle divorciada. No volví a pisar la casa paterna.

Y motu proprio me dedique a estudiar utilizando la biblioteca erudita de mi abuelo. Estudié burguesamente en el colegio de San José de Cluny, La Inmaculada (de jesuitas), y desde segundo de primaria en el colegio de La Recoleta. Allí tuve como maestro a Alfonso Benavides Correa, quien me inculcó ideas nacionalistas y revolucionarias. Acabado los estudios colegiales ingresé a la pontificia Universidad Católica del Perú. Allí no obstante que fui un alumno disciplinado, estudié en el instituto Riva Agüero en que el profesor principal era José Agustín de la Puente y Candamo.

Fundé en ese medio reaccionario el conversatorio “Víctor Raúl Haya de la Torre”. Eran los años cincuenta y en cuanto supe que Ramiro Prialé había salido de la cárcel me sumé a Ramiro con mi idioma de izquierda radical y tuve el privilegio en enero de 1956 de irrumpir en el Callao en un mitin de la Coalición Nacional. Clamé allí por legalidad para el aprismo; el discurso fue viable porque Pedro Roselló  me dijo desde el pódium: “Señor Valle Riestra, si tiene algo que decir suba a la tribuna”.

No vacilé y subí y en medio de ultraderechistas como Mahoma Diez Canseco, Manuel Mujica, hice un resumen en el que sostenía que no solamente pedíamos la derogatoria de las leyes de seguridad interior, sino legalidad para los partidos proscritos. Acabado mi speach la multitud me siguió, dejando solitarios a los organizadores de la concentración. Allí comenzó mi vida pública aprista.






ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Barata confirma que aporte a campaña de Villarán se hizo a través de José Miguel Castro

Barata confirma que aporte a campaña de Villarán se hizo a través de José Miguel Castro