Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:





2018*

Tal vez la vida sea una perspectiva, como afirmaba Ortega. Pero ahora, al borde de un año que ya fue, sentimos que es sólo una diminuta huella en el largo camino que no podemos ver, sumergidos, como estamos, en el incesante aleteo de las cosas.

Quizás sea verdad que hay que guardar pan para mayo, pero la única forma de atesorar la felicidad es no guardándola, viviéndola a plenitud, sin más horizonte que su leve y fugaz estela sólo comprometida con el tiempo.

Año nuevo, vida nueva, dice el ritual, no para sepultar el pasado sino para reivindicarlo. Lo que se hizo hecho está. En esta fecha creemos como nunca antes en la verdad del efímero instante. Los fastos y luminarias de estos días, acaso tristes, acaso perdurables,  nos dan una certeza: la vida es aquí y ahora. El abrazo de la medianoche es una manera de querer grabar en carne esa plenitud. Carne que será polvo pero que en este momento es piedra a la que nos asimos para no desfallecer. Yo soy yo y tú eres tú y sobre esta piedra hemos levantado nuestras vidas.

Cantamos y bailamos para cruzar el umbral que lleva hacia la nada porque nuestro dolor dejó ya de tener una significación y ningún brujo o sacerdote de los templos que aún quedan puede exorcizarlo. Estuvimos en el supermercado pero hay algo que queríamos comprar y no estaba allí. Nunca lo estuvo ni lo estará, en verdad, ya que las luces que allí se venden se apagan al primer resplandor de la noche perpetua que cae en el axis mundi de nuestro dolido corazón.

Somos lo que somos y al serlo, somos el instante que fulgura. La vida es aquí y ahora porque lo ha sido siempre en el ubicuo momento, en la alborada de los inasibles potros, en el vasto arco iris cuyos colores son perpetuamente nuevos. Luz o sombra sobre el camino que se ilumina o se oscurece de pronto. Relámpago de ciega fe que quiebra la noche y la hace trascender sobre sí misma.

No nos hacemos cargo hoy de lo que será mañana. Será el instante por llegar y será todo. En la soledad y en el tumulto de estas fiestas, en su recogimiento y su neurosis, subyace una nostalgia por lo que no es, por lo que no ha llegado. En la  noche de evocaciones  y de augurios, de copas y de abrazos, de pirotecnias y de sombras, demos gracias al Dios de nuestro propio entendimiento por el río del tiempo que desembocó en nosotros y sigue su curso con nosotros; por lo que trajo, por lo que se llevó, por lo que nos va dejando cada día.

¡Feliz 2019! Con sus primeras horas que suenen los versos de Machado: “Moneda que está en la mano/tal vez se deba guardar/La monedita del alma/se pierde si no se da.”

*Porque lo hiciste tu año, este epígrafe es para ti.

Por Jorge Alania Vera.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas

Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas