Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:





Cuando la adolescencia se acaba

¿Qué decirle a un muchacho o a una muchacha cuya adolescencia se acaba y cuya juventud empieza? ¿Qué recordarles? ¿Qué prometerles? ¿Cómo estimularlos a que vean el mundo no como es sino como quisiéramos que fuese, pero procesando y resolviendo positiva y creativamente esa contradicción? ¿Cómo enseñarles que el fatalismo de esa frase genial de Eugene O’Neill: “No hay presente ni futuro, solo el pasado que se repite una y otra vez” puede no ser verdad en sus casos y que es su deber y su esperanza que no lo sea? ¿De qué manera comunicarles la ilusión de la edad que uno extraña y que ellos tienen al alcance de sus manos, para que puedan sentir, ante el comienzo de una nueva etapa, que es lunes en su semana vital y en su existencia y que deben agradecerlo, porque, como decía el escéptico Borges, “gracias por el lunes que nos da la ilusión de un comienzo.”

¿Con qué palabras certeras y felices  convencerlos de que mucho más que responder deben preguntar, buscar que encontrar, caminar que detenerse, soñar que dormir, escuchar que hablar, mirar que ver la increíble realidad del mundo que les ha tocado vivir, aquí y ahora? ¿Cómo decirles con persuasión y cariño, que el gran Sócrates dijo hace más de dos mil años que “los jóvenes son unos tiranos porque contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros” y que eso puede ser verdad, pero también que el tiempo pasa inexorable y que, en todo caso, deben aprender que hay cosas inmutables y otras cambiantes y perecederas y que tienen la obligación ética de pedir  la serenidad y la sabiduría para distinguirlas?

¿En qué momento decirles – como afirmó Ortega- que “ la juventud necesita creerse, a priori, superior y que se equivoca, pero que  este es precisamente su gran derecho”. Un derecho que no debe vulnerar los derechos de su prójimo ni afectar su propio desarrollo y efervescente personalidad?  ¿De qué forma reflexiva pero  tierna descubrirles esa añoranza llena de verdad y presagio de Conrad: “Recuerdo mi juventud y aquel sentimiento que nunca más volverá. El sentimiento de que yo podría durar más que todo, más que el mar, más que la tierra, más que todos los hombres”?

¿Cómo contarles que nosotros también fuimos adolescentes y jóvenes y que luego nos cercioramos de que, tal cual advertía Confucio,  éramos difíciles para la convivencia, porque si nos trataban con familiaridad, nos podíamos volver irrespetuosos, pero si nos marcaban distancia, nos podíamos resentir?¿Con qué renovada ensoñación podemos demandarles, como lo hicieron otros jóvenes en el ahora lejano mayo de 1968 desde los muros de París: sean realistas, pidan lo imposible.

¿Cómo decirles, finalmente, que una frase de Mark Twain nos da en esta hora autoridad pero al mismo tiempo nos la quita, sin quitarnos, por cierto, el amor, la comprensión y la buena voluntad: “Es mejor ser un escarabajo joven que una vieja ave del paraíso”?





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento

Vizcarra sube cinco puntos en junio: llega a 43 por ciento