Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:





Laura y Whitney

Laura Van Rym y Whitney Cerak, dos rubias muchachas de largo cabello y edades parecidas, eran compañeras en la Universidad Evangélica Taylor, de Indiana. Partieron, hace más de un mes, a un esperado viaje de vacaciones que concluyó abrupta y trágicamente tras un viejo remolque con el que su autobús colisionó en la carretera del Estado. Pero mientras la familia Van Rym velaba la recuperación de su hija en un hospital y los Cerak lloraban la muerte de la suya en casa, se reveló lo insólito: las identidades de ambas jovencitas habían sido confundidas tras el accidente. Laura no estaba viva; Whitney no estaba muerta.

La información señala que los Van Rym se precipitaron en identificar a la joven sobreviviente como su hija. Su madre, Lisa, abrió un blog en internet para relatar los progresos de su convalecencia en el que no cesaba de dar gracias a Dios por haberla salvado. Sin embargo, la pasada semana, cuando la joven empezó a despertar del coma, algunas de sus expresiones resultaban patéticamente extrañas. “Está empezando a decir cosas que no tienen mucho sentido”, escribió ese día Lisa en su blog. Y es que la joven parecía extrañarse  cuando su familia la llamaba Laura y corregía: “No, Laura no, Whitney”. Un odontograma confirmó luego su verdadera identidad.

El increíble parecido entre las dos estudiantes podría explicar lo sucedido pero no las ocultas razones de la confusión. Alguien se resiste a la muerte y alguien se resigna a la vida. Los días deben continuar pero a veces ello es tan duro que para darnos fuerza nos imaginamos caras y cosas de un tiempo que se fue. Vivir es casi siempre soñar, pero en ocasiones ese sueño está poblado de rostros cuyo nítido perfil vemos reflejado en las páginas de los libros que leemos, en los recuerdos de nuestra casa, en el trigal que cruzamos por la noche.

Desde hace algunos días, Whitney Cerak es, de alguna manera, Laura Van Rym. Durante más de un mes lo fue, si acaso, dormida en la sala de cuidados intensivos de un hospital de Indiana. La inscripción del cementerio de su localidad y la historia clínica estaban finalmente equivocadas, como de repente lo están algunos de los datos que nuestra particular historia consigna, la tuya, la mía, la de cualquiera que en un extraño amanecer percibe que no es el mismo de la noche anterior, que algo pasó, que alguien llegó a rescatar su cuerpo para siempre.

Jorge Alania Vera

 

 

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Suspenden por 24 meses al fiscal supremo adjunto Sandro Paredes

Suspenden por 24 meses al fiscal supremo adjunto Sandro Paredes