Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:



Momo

La Policía del municipio de Barbosa, al norte del Valle de Aburrá, en Antioquia, Colombia, acaba de reportar el suicidio de dos chicos de l2 y 16 años, tras superar los retos alucinados y macabros de un misterioso juego denominado Momo, de preguntas y respuestas a un número telefónico del Japón que responde siempre a las 3 de la madrugada en el idioma en el que se le escriba a través de WhatsApp. Desafíos que se van sumando, uno tras otro, hasta el desafío final que es el encuentro con la muerte. No es el primero que se extiende como reguero de pólvora entre los adolescentes. Momo es una nueva versión de La Ballena Azul. Azul, el color del cielo claro y radiante pero también el de los rostros cianóticos asfixiados por la falta de oxígeno  en la sangre.

Momo se hizo lo que llaman “viral”, ese término  que alude a la enfermedad endémica pero que, increíblemente, se refiere a todo aquello que tiene amplia difusión a través de internet, correo electrónico, mensajería instantánea, blogs y otros sitios web. México, Colombia, Argentina, la India son algunos de los países a los que ha arribado  con su mensaje de autodestrucción. Como en el poema de Ferlinghetti titulado ‘Él’: Ha llegado al confín del mundo y dice la palabra que oye en su sangre y la palabra es muerte.

La desesperación puede ser, en ciertas etapas de la vida como la adolescencia o la vejez, el lado oscuro de la esperanza. Hartos de perder y de ver perder, estos chicos entregan sus ilusiones a la fatalidad. A sabiendas de que no hay otra luz al final del túnel que la que su propia y tristísima experiencia ha producido, marcan un número y aceptan unos retos para poder ver. No verán nada, por cierto. Un desafío que puede ser un recuerdo, una palabra, un anhelo, suena en este lado de la línea y todo queda listo para la deflagración mortal. Momo ríe sórdidamente. La ballena azul yace muerta en la orilla de la playa.

La autodestrucción es el mal de nuestro tiempo, a tal punto de que estudiosos e intelectuales –entre nosotros Marco Aurelio Denegri–  consideran que la involución humana ha comenzado de forma irreversible. Como en la célebre oración de Ernesto Cardenal por Marilyn Monroe, que fue encontrada muerta con la mano en el teléfono, habrá que pedirle a Dios, a cualquier Dios y en nombre de esos chicos: ¡Contesta tú el teléfono!

 



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio

PPK fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio