Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:





“Polvo será, más polvo enamorado…”

Una nueva droga sintética se está volviendo popular en las ciudades del centro de Inglaterra, según la BBC. Su precio es bajo pero sus efectos son devastadores en el sistema nervioso. Anfetaminas, barbitúricos, codeína, marihuana, catinonas y cannabinoides sintéticos mezclados casi al azar y a la cual la jerga de las calles ha bautizado con un nombre revelador: polvo de mono, en alusión a la hiperactividad que provoca, la misma  que caracteriza a los primates en su desenvolvimiento cotidiano.

Somos y seremos polvo, es verdad. Al polvo de las estrellas de Carl Sagan, expresión con la que se refiere poética y científicamente a los planetas y los astros, nuestra decadencia opone este polvo del pedregal en el que se va convirtiendo el mundo con tantos sueños rotos.  Chicos, casi niños; chicas, casi niñas, buscando entre los basurales de la vida un alucinado nombre, una secreta identidad con la que hacer frente a tanto sinsentido.

Desde que fuimos expulsados del Paraíso, hay algo en nosotros que ha dejado de ser. En el umbral del cielo en ese entonces conocido, Alguien nos llamó una última vez por nuestro verdadero nombre. En la otra orilla del Eúfrates estaba el olvido y hacia él caminamos desde entonces. Del jardín del Edén al pedregal del mundo en donde todo el polvo de lo vivido se acumula. Y cada vez más. La rosa que teníamos desde siempre en la mano se ha convertido en cenizas, como tantas cosas que arden ahora en esa hoguera que está en el borde de todos los caminos.

Polvo de mono para alcanzar el frenesí, para escapar de la frustración y de la rabia.  Para vivir un desconsolado engaño.    Para curar la enfermedad de la tristeza. Para poder intentar responder: qué, quién, cómo, cuándo, dónde. Para morir de súbito atragantados por el miedo. Polvo de mono, barro, estiércol de las calles.

Somos un alma, pero también un cuerpo  habitado por la estrechez y por la muerte. Polvo condenado a desaparecer pero libre para seguir apareciendo en la presencia de los otros para quienes vivimos y aparecemos cada día. Como escribió Quevedo refiriéndose a cualquier cuerpo en el que habita el amor: “será ceniza pero tendrá sentido, polvo será más polvo enamorado…”





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”

Aráoz sobre Salaverry: “Representa a todo el Congreso, no sus intereses personales”