Jorge Alania Vera

Jorge Alania Vera

EPÍGRAFE PARA UNA NOTICIA

Acerca de Jorge Alania Vera:



San Martín de Porres en el Ecuador

Una población afroecuatoriana tiene hace años como su patrono a San Martín de Porres, consagrando así una tradición y una devoción popular que, seguramente, muchos de nosotros aquí desconocíamos. Se trata de Canchimalero, pequeño caserío de la parroquia Valdés, en el cantón esmeraldeño de Eloy Alfaro, en el hermano país del norte.

Nila Kantha de Aguiar, en La Nación, el decano de la prensa ecuatoriana con sede en Guayaquil, nos cuenta los singulares detalles de esta historia que cada 3 de noviembre reúne a los lugareños, turistas, devotos y a aquellos de Canchimalero que han partido a ciudades vecinas pero vuelven ese día a llevar en procesión y a rezarle al humilde fraile peruano que hizo comer juntos a perro, pericote y gato.

El día previo a la gran fiesta, se escuchan toda la noche, arrullos y alabaos y en la mañana, procesiones de balsas bajan por el río Santiago hasta Limones, donde espera San Martín en una balsa grande para comenzar la procesión acuática con rumbo a Canchimalero. Nila nos lo cuenta y nos dice, además, que la devoción a San Martín, ha logrado que se levanten altares en casi todas las casas de Eloy Alfaro y que su fiesta jubilar congrega a más de 20 comunidades de la zona.

El recorrido es colorido, alegre, ruidoso, al son de la marimba y el tambor y quisiera hacerlo algún día. Nila lo ilustra sencillamente: “Las balsas en las que pasean al homenajeado por todo el curso del río hasta llegar a Canchimalero, son impulsadas por lanchas a motor, adornadas con flores, arbustos, palmas y frutas del lugar. El santo es bajado, le hacen danzar como si estuviera vivo y es trasladado a la iglesia para presidir la ceremonia religiosa”.

La fe mueve montañas, dice el refrán. Pero también, como en Canchimalero, ríos para que navegue por sus aguas un fraile que los humildes del Perú, Ecuador y del mundo saben que está a su lado. Y que canta y baila al compás de la música y las plegarias en esos bellos parajes ecuatorianos.

La escoba simboliza a Martín de Porres, un santo popular que tenía fama de poder estar en dos lugares a la vez. Su imagen está ahora en muchos que no sólo lo reconocen como un santo de los pobres sino de los animales que cuidaba y reconciliaba cada vez. Quien diría que el humilde fraile que no pudo ser sacerdote por su origen y su color de piel, pasearía, siglos después de morir, por ríos y comunidades escuchando cánticos y plegarias de hombres y mujeres que confían en su intermediación con el dios de la justicia y la caridad.

Oro y, oro ya, San Martín ya se va… cantan desde La Barca, Borbón, La Tola, La Tolita Pampa de Oro, Limones y otras comunidades cuyas balsas representativas surcan el río con la imagen ataviada con flores y frutas. Es fiesta en Canchimalero. Los lugareños y los visitantes bailan, cantan y rezan. La marea está baja y la procesión del río evoca una larga caravana de ilusiones. Las marimbas y los tambores suenan y las voces también y al unísono como un eco de los manglares y de la verde tierra. San Martín llega a la orilla y bendice a todos con sus manos oscuras como la noche.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Martín Vizcarra en caída libre

Martín Vizcarra en caída libre