Jorge Morelli

Jorge Morelli

MEDIA COLUMNA

Acerca de Jorge Morelli:





La era de la mujer

Tres noticias dan la medida de lo que viene logrando la que, a estas alturas, es ya la mejor administración que ha tenido en décadas la seguridad social del Perú.

Ha hecho falta que una chica valiente como Fiorella Molinelli tuviera el coraje de asumir la tarea de domesticar a ese monstruo que ha devorado a todos los que antes pretendieron domarlo. Ella lo está logrando con capacidad y perseverancia.

Lo prueba el hecho de que EsSalud ha logrado crear la historia clínica electrónica. Es un salto al siglo XXI. Permite a los médicos de todo el país acceder al historial médico del paciente en segundos desde cualquier parte, lo que antes llevaba días y semanas. Evita la pérdida, la confusión y salvaguarda la historia del paciente en el tiempo. Y ya está salvando vidas.

Lo demuestra el hecho de que esta misma semana, sin ir más lejos, el Seguro ha conseguido realizar cuatro trasplantes en un mismo día, de órganos donados de diferentes puntos del país transportados en helicóptero en el momento oportuno. Esta es una proeza de organización, que ha involucrado coordinar acciones con la Fuerza Aérea y habilitar espacios adecuados en los hospitales. Ha salvado ya varias vidas y, más aún, ha permitido al Perú conocer una lección de generosidad de los familiares de los donantes que son un ejemplo para la ciudadanía.

Lo ilustra igualmente la labor generosa y gratuita de su Voluntariado en el Seguro, una vasta organización que hoy cuenta con miles de jóvenes, universitarios en su mayoría, que donan su tiempo y su esfuerzo para ayudar a los pacientes que llegan a los hospitales, orientarlos y acompañarlos personalmente hasta donde deben llegar. En medio de limitaciones muy grandes que todos conocemos –el mundo de los hospitales está lleno de dolor y de esperanza al mismo tiempo–, la mano solidaria de un voluntario hace toda la diferencia. La risa de un niño ante un clown junto a su cama hace la diferencia. La gratitud de una madre a las enfermeras y los médicos hace la diferencia.

El Seguro Social suele ser el chivo expiatorio de todas las penas. Las esperas son largas, pero no es poco lo que se ha logrado al duplicar las horas de atención en los consultorios para que las colas se reduzcan junto con el tiempo de espera para las atenciones médicas y las intervenciones quirúrgicas. Hoy se remodela las emergencias y las salas de hematología y oncología infantil, para que los niños tengan un lugar lleno de color.

Esta es la obra de un equipo que tiene no solo los conocimientos, sino un corazón atento. Estas son las cosas que dirige la chica valiente que estuvo la semana anterior en el Vraem y tuvo la audacia de apostar contra todas las probabilidades para sacar adelante lo que parecía imposible. Los asegurados del Perú quizá no lo saben bien aún, pero tienen con ella una deuda de gratitud.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vicente Zeballos dice que “el Congreso que viene va a ser mejor que el anterior”

Vicente Zeballos dice que “el Congreso que viene va a ser mejor que el anterior”