Jorge Morelli

Jorge Morelli

MEDIA COLUMNA

Acerca de Jorge Morelli:



¿Uranio, quién dijo uranio?

La pregunta es por qué el interés de Irán en América del Sur.

Mary Anastasia O’Grady, la editorialista del Wall Street Journal, ha escrito el domingo “El terror latinoamericano de Soleimani”. Dice que, con la muerte del general iraní Qasem Soleimani, Donald Trump le ha hecho un gran favor a Latinoamérica. Ha dicho que los narcos de las FARC están de luto. Ha incluido entre los desorientados huérfanos a La Habana, Caracas y a su red de cómplices en el DF mexicano, el Foro de Sao Paulo, en Buenos Aires y en Lima. Así, con nombre propio.

Nadie puede decir que Mary Anastasia no sabe. Es la editorialista principal del WSJ para América Latina desde hace largo tiempo. La conocí en Washington en 1984 –a través de América’s Society / Council for the Americas, las instituciones de la familia Rockefeller para todos los asuntos latinoamericanos entre el cielo y la tierra (desde la Quinta Avenida de Nueva York)-, y O’Grady ya trabajaba en la página editorial del WSJ, sección Latinoamérica. Hoy da una vez más en el clavo.

Les hemos visto bien la cara a todos estos en Santiago, en Quito, en La Paz y en Bogotá tratando sin éxito de derrocar gobiernos solo para acabar perdiendo el centro del tablero, Bolivia. Su defenestrado lugarteniente, Evo Morales, hoy está asilado en Argentina por la sociedad de comediantes Fernández & Fernández hablando solo, dando órdenes a fantasmas. Ronald Reagan los habría incluido a todos como personajes menores de lo que en su tiempo llamó el “Eje del Mal”. Mary Anastasia piensa que deben estar muy preocupados porque las operaciones iraníes en Latinoamerica habían pasado inadvertidas hasta hoy.

Nuevamente, entonces, ¿por qué tanto interés de Irán en América del Sur? O’Grady menciona la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman en 2015, la noche anterior a su presentación ante el Congreso, luego de haber acusado públicamente a la presidenta Cristina Fernández de encubrir la presencia de Irán en el atentado a la asociación judía AMIA en Buenos Aires en 1994. Nadie dice con certeza hasta hoy que la muerte de Nisman no fue un asesinato. Tampoco se dice con claridad que Irán tenía firmado un contrato de energía nuclear con el gobierno argentino -a cambio del cual, es de suponer, tendría acceso al litio-. Ese contrato resultó anulado en la saga de la durísima investigación de Nisman. Tal vez ese sea su legado.

Irán lanzó una segunda ofensiva por los recursos naturales sudamericanos; sin embargo. Mary Anastasia recuerda la visita del ministro de Exteriores iraní Javad Zarif a Evo Morales en La Paz en julio de 2019, cuatro meses antes de su caída. Se firmó un memorándum de entendimiento para la transferencia a Bolivia de nanotecnología de uso nuclear. ¿Qué pedía Irán a cambio? Abastecimiento de litio boliviano. El mineral tiene usos posibles, además de en las baterías de autos eléctricos, en la fabricación de bombas de hidrógeno.

El lector recordará, por otra parte, el desmedido interés de Evo Morales en el gobierno regional de Puno. Fueron públicas y notorias las reuniones en Bolivia con el presidente regional puneño, su declarado admirador, en las que se propiciaba el abastecimiento al Perú de gas boliviano. De haber sido reelegido Evo, estos angelitos habrían puesto la llave de la energía del Sur del Perú en sus manos. Hasta la fecha sigue pendiente la decisión sobre la concesión del proyecto Siete Regiones, en que la estatal boliviana de gas es uno de los dos postores. No se trata solo de gas por litio, sin embargo. Según estimaciones informadas, en la provicia de Macusani, en Puno, hay también seis millones de toneladas de uranio.

Como es público mundialmente, el objetivo geopolítico que mueve a Irán en el contexto global es precisamente el tema del acceso al armamento nuclear. Esta es la explicación más simple del inusual interés político del lejano Irán en los asuntos latinoamericanos, más allá o más acá de las coincidencias meramente ideológicas y diferencias religiosas inconciliables.

(*) De El Montonero 15-01-2020



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Prima de Nadine blindó a Odebrecht

Prima de Nadine blindó a Odebrecht