Jose Cevasco

Jose Cevasco

DECODIFICADOR POLÍTICO

Acerca de Jose Cevasco:



Prepararse

En las redes sociales, veo con alegría que muchos jóvenes están de precandidatos para el Parlamento, sin embargo, me pregunto: ¿habrán sido capacitados en su funcionamiento, organización y límites? Hay que tener presente que ser un candidato exitoso y ganar una elección no garantiza que seas un buen parlamentario. No es un buen parlamentario quien presenta más proyectos de ley, tampoco lo es aquel que habla de todo; el buen parlamentario es aquel que transmite una buena conducta con sus actos públicos y privados y, a la vez, articula un comportamiento adecuado en las comisiones, en el hemiciclo y ante los cronistas parlamentarios. Es decir, un buen parlamentario se inicia por saber transmitir liderazgo. El buen parlamentario tampoco lleva a trabajar al Congreso a nadie de su entorno familiar; de una vez vayan diciéndole al esposo (a) y al novio (a) que por más que tengan un familiar desempleado, el Congreso no es una fábrica de empleos. El buen parlamentario mantiene una línea directa de comunicación con sus representados; el problema del Congreso que pasó fue que muchos ciudadanos de Lima no sabían cómo comunicarse con sus parlamentarios. Las redes sociales son un buen aliado para comunicar las actividades parlamentarias, pero también deben organizar reuniones de trabajo con sus electores. El buen parlamentario, como representante, asiste con sus electores a los organismos y entidades estatales para gestionar las peticiones de sus votantes; claro está que con transparencia para evitar que gente que no conoce que esta actividad forma parte del trabajo del congresista, empiece a interpretar que eso es tráfico de influencias. Estos detalles, que al final no lo son, son aspectos que los futuros congresistas deben tener en cuenta de ser electos. En la campaña electoral, muchos prometen cosas que no podrán cumplir jamás; el Congreso no aprueba la construcción de carreteras, ni hospitales ni obra pública alguna, lo que sí puede hacer el congresista es gestionar esas obras siempre y cuando figuren en el presupuesto general de la república aprobado por el Congreso o gestionar, ante los ministerios, que la obra sea incorporada para el presupuesto del país del año que viene. Ojo… todo esto con transparencia para no resultar denunciados, repito, por tráfico de influencias. Como vemos, jóvenes aspirantes al Parlamento, hay que prepararse. Los partidos políticos deben también organizar cursos para sus futuros congresistas. Que tengan una buena semana.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Más de S/ 5 mllns. por ampliación innecesaria

Más de S/ 5 mllns. por ampliación innecesaria