Columnista - Jose Luis Patiño

De mafiosos, blindajes y camaleones

Jose Luis Patiño

Periodista y analista económico y financiero, con más de 25 años de ejercicio profesional en diversos medios periodísticos (prensa, radio y TV), como Diario EXPRESO, RPP Noticias, Canal 7. Ganador de 4 premios nacionales de periodismo por sus investigaciones especializadas.

2 dic. 2019 03:10 am
A+

La última semana ha sido pródiga en acontecimientos que reflejan lo complejo que resulta luchar contra un sistema mafioso creado para blindar a corruptos de todo calibre. Ataviados con ropaje legal, diseñado y ajustado a la medida de la situación, apelan a argumentos como “recibir dinero en efectivo, en maletines o loncheras, de alguien que quiere apoyarte sin ningún condicionamiento, si bien puede ser una falta ética, pero lo evidente es que la ley dice que esa forma de financiamiento clandestino no es delito”. O, aquel que afirma, sin sangre en la cara, que allanar ilegalmente una oficina previamente lacrada por un fiscal para sustraer información utilizando a personal de su confianza, resulta poco menos que una irresponsabilidad de los agentes que custodiaban el local, hecho que exime de culpa al autor intelectual de tal latrocinio. O, tal vez, aquellos que buscan deslegitimar las acciones de fiscales anticorrupción, con un incansable ataque de insultos, acusándolos de agentes del mal, odiadores, cómplices de mafiosos, serviles a dictadores imaginarios, hasta calificarlos de incapaces mentales o locos con balanza en mano. O, aquellos que ven un allanamiento una acción ilegal y desproporcionada de la justicia, desvirtuando la acción de un grupo de fiscales en busca de la verdad. O, quienes desde la tribuna “anticorrupción”, buscan minimizar los delitos de sus “compañeros de lucha”, callándose en siete idiomas el hecho que también ellos fueron parte de los mecanismos corruptos de aceptar pago de sobornos para dejar que la mafia de la construcción continúe robándole al país. O, aquellos “moralistas” que acusan a sus opositores de todos los males del país, pero cierran los ojos cuando ven que sus colegas de ideología común evaden su responsabilidad al haber sido parte de administraciones del Estado que desvalijaron a millones de ciudadanos con peajes u obras sobrevaluadas. O, los que trabajaron de la mano con mafiosos reconocidos, pero aplicando el más inmoral camaleonismo presentan no solo memoria selectiva sino que se dedican a defender a quienes hoy los han cobijado en un vientre de alquiler, pese a su pasado oprobioso. La corrupción se manifiesta en muchas formas. No es exclusiva ni excluyente a ideología, partidos o movimientos políticos. Las secuelas de los últimos acontecimientos obligan al ciudadano ser más más analítico y asumir su responsabilidad de evaluar a qué partido y candidato darle su voto. Aquellos candidatos que buscan blindar con ropaje legal lo evidentemente indigno, deben ser castigados por la indiferencia ciudadana. Seamos más exigentes, porque en nuestras manos está también la reforma de nuestra política.

Post Relacionados

¿Y luego de la guerra, qué?

El azote inmisericorde de la Covid-19 lacera la piel y el alma de los peruanos, salpicando de muerte a miles de familias y revelando en toda su dimensión las grietas estructurales de un Estado usufructuado históricamente por una clase política que sólo lo esquilmó cual jugoso botín y lo convirtió en plataforma para sus propios

Covid-19: Realidades múltiples

Cada una de las familias que vive esta pandemia enfrenta a diario problemas particulares. Cada vez que las autoridades salen a explicar sus “grandes esfuerzos” para luchar contra las secuelas del maldito virus, los integrantes de las familias más afectadas en cuerpo, bolsillo y alma, se miran entre sí, murmurando “de qué grandes esfuerzos estará

¿Martillazo o chipote chillón?

Los esfuerzos exigidos y cumplidos por la mayoría de la población para quedarse en casa, con la finalidad de darle el espacio necesario a la administración Vizcarra para que despliegue todo el arsenal normativo, presupuestario y de gestión en contener el tsunami viral de la Covid-19, no guardan relación con los resultados hasta hoy vistos.