Jose Luis Patiño

Jose Luis Patiño

AL FINAL DEL TÚNEL

Acerca de Jose Luis Patiño:

Periodista y analista económico y financiero, con más de 25 años de ejercicio profesional en diversos medios periodísticos (prensa, radio y TV), como Diario EXPRESO, RPP Noticias, Canal 7. Ganador de 4 premios nacionales de periodismo por sus investigaciones especializadas.



¿Mocos por babas?

La democracia ha resultado ser, hasta el momento, el sistema de gobierno que mejores alternativas le da al ciudadano para ejercer sus derechos y alcanzar niveles de bienestar personal, familiar y comunal. La madurez democrática se mide por el grado de fortalecimiento de las instituciones que le dan el soporte, viabilidad y sostenibilidad en el tiempo.

En el Perú, al igual que en otros países de la región, el sistema democrático en vez de mostrar grados de avances en su madurez ha registrado una involución. Factores como la corrupción, debilidad institucional y desapego de los partidos y movimientos políticos a los anhelos y preocupaciones ciudadanas, han creado un virus destructor de nuestra democracia.

Hoy, a escasos días de una nueva elección congresal, el desánimo y el desinterés combinados con elevadas dosis de indignación e incredulidad sumaria subyacen en el ambiente. ¿Qué vamos a elegir? ¿Para qué? ¿Vamos a cambiar mocos por babas? ¿Vamos a elegir a más aprovechados que viven del dinero de todos los peruanos? ¿Qué nos asegura que no van a seguir robando? ¿Continuarán blindando a los corruptos, a los cuellos blancos, al club de la construcción y a todas las mafias enquistadas?

Sin duda, los resultados del domingo 26 de enero no arrojarán más sorpresas de lo ya visto en las últimas dos décadas. Podrán cambiarse de partido o movimiento político pero los nuevos congresistas electos para cubrir los escaños parlamentarios, lamentablemente no serán considerados por la mayoría de la población como “sus representantes”. Así estaremos ad portas de nueva promoción de “padrastros de la patria”.

Y, justamente, esta es una de las claves del porqué nuestra democracia está enferma: la falta de representatividad de los partidos y movimientos políticos. ¿El remedio? Bueno, una de las reformas políticas pendientes es buscar qué mecanismos de organización partidaria, sistema electoral y participación ciudadana pueden implementarse para que la oferta de candidatos al Congreso refleje una genuina conexión con los intereses de la población. Allí están encarpetadas propuestas como la elección por distritos uninominales, la renovación por tercios, la rendición de cuentas, entre otras.

Los partidos políticos deberían no solo implementar elecciones internas abiertas sino ir preparando e identificando cuadros con los mejores y más calificados personajes, que revivan la fe y la confianza en uno de los símbolos y pilares de la democracia: el Congreso de la República. Al Congreso deben postular lo más representativo de una sociedad, los que por su trayectoria han contribuido de una alguna u otra manera a viabilizar las causas locales, regionales y nacionales. Ser congresista debe ser el premio mayor que le otorga una población a un ciudadano por su entrega, no una imposición armada entre cuatro paredes por un partido o movimiento político.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Los recibos ocultos de García-Sayán

Los recibos ocultos de García-Sayán