Columnista - Jose Quesada Seminario

El caso del coronavirus en Perú requiere de una inmediata reingeniería

Jose Quesada Seminario

22 may. 2020 00:50 am
A+

Primero describamos someramente la situación del Perú en la crisis del Covid al 21 de mayo:

A. En términos sanitarios, habiendo alcanzado de manera sostenida el desagradable y triste primer puesto a nivel latinoamericano en el indicador de infectados/millón y el 2do a nivel fallecidos/millón, claramente hemos pasado de ser un buen ejemplo inicial de rápidas y drásticas políticas sanitarias a ser prácticamente el peor de la clase.
Se requiere una reingeniería en la implementación de infraestructura hospitalaria para absorber los altos números de casos.

B. En términos económicos, habiendo ya perdido aproximadamente US$20,166MM o 9.2% del PBI debido a la cuarentena obligatoria de 2 meses, nuestra economía vive una hemorragia masiva, sumada a la ineficiencia en la aplicación del Programa Reactiva Perú en las mypes que es donde mas se necesita por su amplio espectro económico y en el empleo, entonces el panorama es crítico, porque lo que debió ser un asunto de liquidez se ha transformado en otro muy distinto y peor, de insolvencia, quiebra y desempleo masivo de millones de peruanos vulnerables.
Se requiere una reingeniería en Reactiva Perú o creación de un nuevo paquete de ayuda MYPE focalizado, ágil y simple.

C. En términos logísticos, el Gobierno en vez de usar el sentido común, haciendo la producción, consolidación y distribución nacional de manera centralizada, vía la cadena logística de las FFAA o una cadena privada nacional, con lo cual se habría multiplicado muchas veces la eficiencia del proceso, optó equivocadamente por usar los tres niveles de gobierno, es decir 24 gobernadores regionales más 1,800 alcaldes, cada uno contribuyendo al caos generalizado en que ha devenido la ayuda social a los más vulnerables a los que no les ha llegado por lo menos el 50% de la ayuda, y ahí nomás, se han quedado sin NADA unos 6 millones de peruanos.

El mismo criterio también -de compras centralizadas por el Minsa en este caso- se debe usar para atender las necesidades de medicinas genéricas para los 12 millones de vulnerables mínimo o aprox. 70% de todos los asegurados vía SIS o EsSalud.

Se requiere una reingeniería del sistema de compras y aprovisionamiento centralizado de víveres y/o medicinas por el Estado, sea vía FFAA o sector privado, ESTO ES CRÍTICO.

En general, en vez de tener una conferencia de prensa diaria de corte político, dirigida por el presidente Vizcarra, debería existir un Comité Ejecutivo de Crisis, planteando soluciones, rindiendo cuentas y dando la cara con criterios técnicos, reduciendo la politización del tema, integrado por PCM/MEF/MINDEF/MININTER/MTC/MINPRO/MINSA/CCFFAA.

Si algo nos ha enseñado esta dura realidad es que la burocracia estatal debe reformarse con una visión no de más Estado sino de mejor Estado, en alianza con el sector privado, incorporando tecnología e innovación, pasando de una versión Estado 1.0 a Estado 2.0 aceleradamente, que la informalidad es una característica peruana que debemos modernizar bancarizándolos a todos para poder llegar a los más vulnerables con los bonos solidarios/provisiones de alimentos y luego formalizándolos para que a su vez tengan los beneficios de ser parte de un país formal.

Post Relacionados

Gestión de Crisis del Coronavirus en Perú: Un Recuento general de la primera parte y perspectivas para la 2da parte de la Reactivación por Fases de la Economía

En Alemania y demás países previsores con sanas políticas de inversión en redes públicas de salud, una crisis como la del coronavirus, si bien genera ansiedad y caos inicialmente porque todo ha sido nuevo, pero se puede manejar dado que la infraestructura hospitalaria lo permite. En Perú, dada la incompetencia de gobiernos pasados, especialmente con

Gestión Pública en Crisis: El caso del Coronavirus en Perú

Por: Jose Quesada Seminario En columnas pasadas, sugerimos un plan global de manejo de crisis, el que se adoptó en términos generales, basados en las exitosas experiencias de otros países en manejo de epidemia, los que en el caso del COVID 19, estaban adelantados un mes en promedio. Gracias a la combinación de medidas rápidas