Juan Carlos Ruiz Rivas

Acerca de Juan Carlos Ruiz Rivas:



¿Es la comunicación empresarial un problema?

Tras participar en la CADE 2019, mi amigo Óscar Díaz me invita a su programa de Tv, Cara y Sello, y me hace una pregunta que cae de madura: “En tu condición de experto en temas de comunicación estratégica, dinos, ¿los empresarios peruanos están invirtiendo adecuadamente en comunicación. ¿Lo hacen bien o mal?”
Confieso que lo primero que pasó por mi cabeza fue decir que NO comunicaban. Porque lo que hacen no es comunicación integral ni estratégica. Así que me puse didáctico y dije algo que muchos se niegan a reconocer. “Sí comunican e incluso invierten altas sumas de dinero en ello, pero lo hacen muy mal”.

Cometen un error, por ejemplo, cuando se dejan “estafar” por supuestos profesionales que les hacen creer que poner videítos testimoniales de parte en una millonaria pauta publicitaria en Tv cable, logrará modificar el imaginario popular. Eso no ocurrirá jamás. Si continúan creyendo que la publicidad genera en automático cambios de comportamiento social, deberían volver a leer a los clásicos del pensamiento político peruano (Haya de la Torre, José Carlos Mariátegui o Víctor Andrés Belaunde), para inspirarse y reconocer al Perú que les es tan extraño, y que es mucho más que una audiencia televisiva al estilo “Esto es Guerra”.
El marketing empresarial y gubernamental es radicalmente distinto al que utilizamos cuando vendemos un producto o servicio público o privado en el mercado. Son naturalezas muy diferentes.

Cometen otro error, cuando se dejan “engañar” por periodistas truchos o gurús de las redes sociales que los convencen de financiar guerras digitales con ejércitos de “troll” para defenderse de potenciales ataques a sus marcas corporativas. Nada más alejado de la sociología de las redes, que consolidan comunidades con perfiles reales, y que tienen preferencias e intereses en común. A diferencia del lenguaje reactivo al que nos tiene acostumbrado el periodístico de investigación y las guerras ficticias entre actores invisibles, la comunicación estratégica construye posiciones respecto a soluciones de los problemas. Esta es la diferencia entre sufrir un problema y resolverlo. Los profesionales de la comunicación estratégica acompañamos la solución de problemas de gestión. No nos quedamos atrapados en problemas sin solución. Eso no es marketing estratégico. Eso es estupidez humana.

Si los líderes corporativos no se dan cuenta de que la comunicación estratégica no es su principal problema. Si no se percatan de que sus grandes problemas son de acción y gestión. Si continúan dejándose engañar por mercenarios vestidos de cuello y corbata que les prometen lobby en vez de instalación inteligente de mensajes y generación de corrientes de opinión, difícilmente saldremos de la espiral de errores comunicacionales que vienen cometiendo las élites empresariales.
La mayor cantidad de inversión en comunicación no garantiza, necesariamente, su calidad. “Menos es más” es una máxima en nuestro rubro. Deberían comenzar a aplicarlo en sus estrategias de marketing empresarial.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”

Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”