Competitividad e industria

Competitividad e industria
  • Fecha Miércoles 13 de Marzo del 2019
  • Fecha 2:20 am

Añadir valor a la riqueza debería ser la premisa para el desarrollo del cualquier país. Sin embargo, a partir de esta idea básica se entrecruzan conceptos teóricos y posiciones prácticas que hacen difícil la tarea de elaborar políticas para que la riqueza natural que poseemos se traduzca en bienestar para la población.

Se define valor agregado como aquello por lo que el cliente está dispuesto a pagar; de modo tal que el valor agregado se define en función del mercado. El mercado determina el precio y nuestra competitividad determina nuestra capacidad para llegar al mercado.

Usualmente, la industria se define como el proceso de transformación de la materia prima o de bienes intermedios; pero no es el proceso de producción el que genera el valor agregado, sino el mercado al que se dirige el producto.

Por ejemplo, la extracción de minerales no implica una transformación, pero el alto precio que paga el mercado hace que el valor agregado sea también alto. Del mismo modo, podríamos pensar que el jugo de mango significa mayor valor agregado pero, a lo mejor, el mercado aprecia más un mango fresco que el jugo. Por lo tanto, el valor agregado está en las técnicas de frío y conservación que permiten al mango llegar fresco al mercado.

Por lo tanto, el valor agregado puede estar en las condiciones agronómicas que nos permiten altos rendimientos y productos con altos atributos nutritivos y saludables; puede estar en la transformación del zinc en discos, láminas, óxido y en su incorporación a baterías; puede estar en la producción a gran escala que reduce los costos unitarios; puede estar en la tecnología incorporada en los aparatos electrónicos o en el conocimiento de las tendencias de la moda.

El mercado internacional, gracias a los acuerdos de libre comercio, también nos brinda enormes oportunidades. Y hay ejemplos dignos de resaltar como la exportación de maquinaria para minería de alta tecnología.

Tenemos la riqueza natural, tenemos los mercados, tenemos a la mano todas las opciones tecnológicas que querramos usar. ¿Qué nos falta? Competitividad.

No es muy útil la discusión teórica sobre si el Perú puede o no desarrollar industria. La mayor discusión que debemos tener en el presente está relacionada con la mejora de la competitividad. La forma en que otros países han avanzado en esta materia hace necesaria, de nuestra parte, una mirada más estratégica y menos fundamentalista.

Debemos defender nuestra capacidad exportadora desarrollada hasta ahora y crear incentivos a la inversión y exportación en tanto se pueda lograr la voluntad política y la cohesión institucional para emprender profundas reformas en la economía.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
BCR anuncia paquete de S/ 30.000 millones para asegurar cadena de pagos

BCR anuncia paquete de S/ 30.000 millones para asegurar cadena de pagos