Es el último mensaje obligatorio anual del presidente Vizcarra. Excepcionalmente importante por el anuncio de lo que hará en su último año, en función del coronavirus, del protagonismo vigoroso del Perú profundo y correspondiente colapso del Perú extranjerizado, directo responsable de la actual situación del Perú bajo ocupación de transnacionales y virtual provincia de Chile.

Es pertinente puntualizar que la avalancha de transnacionales que había impedido el presidente Ollanta al vetar los proyectos sangrientos de Conga (Cajamarca) y Tía María (Arequipa), ese veto lo sigue manteniendo Vizcarra.
Destacable el haber aniquilado el bloque entreguista Fujimori-Alan-PPC: Keiko paró en cárcel, Alan se suicidó y PPC evaporado.

Disolvió el Congreso, fortaleza de la antipatria y de Confiep. El nuevo Congreso es fortín de felipillos propietarios de universidades-negocio que “cosechan dinero como cancha”, de propietarios de universiduchas rechazadas por Sunedu y de congresistas sentenciados por crímenes que pretenden ser presidentes el 2021.

El Presidente, al leer su mensaje tendrá en sus manos la Ley en trámite que anula su inmunidad, que de ratificarse en la legislatura que empieza el 1 de agosto, muestra el propósito de deponerlo.

La inmunidad del Presidente y de los 130 congresistas es inherente a la democracia representativa ante la imposibilidad material de democracia directa. Los 131, elegidos directa y personalmente, representan a los 32 millones de peruanos, el Presidente además personifica a la Nación. En los otros altos funcionarios, la inmunidad sólo es legal (designados, mas no elegidos).

En esta situación, el mensaje es oportunidad para el Presidente de estrechar su cercanía con el Perú profundo. Se espera que anuncie:

1) Recuperación de la soberanía empezando por recaudar este año la parte del mineral que corresponde al Perú como dueño de los minerales extraídos (cosechados). En diálogo, reclamar lo correspondiente a los años anteriores. En caso negativo, demanda penal.

2) Prohibir la exportación de minerales en concentrado.

3) Devolver la carretera comunal Cotabambas-Espinar a sus comunidades dueñas.

4) Indultos y/o amnistía a los judicializados sociales y políticos.

5) Abolir la tercerización laboral: todos en planillas únicas del centro de trabajo y abolir las subcontrataciones de obras.

6) En educación, siquiera restablecer los cursos de Historia y Geografía del Perú y las 45 horas semanales en los centros educativos.

7) Restablecer el Servicio Militar Obligatorio.

8) Sistema de Defensa Nacional para el coronavirus: prevención médica para evitar cuidados intensivos.

9) Comedores de los grandes centros de trabajo deben tener de proveedores a los lugareños: revolución agropecuaria y pesca.