El presidente del BCR Julio Velarde, ha reconocido públicamente “la incapacidad de centenares de miles de familias y empresas que por más esfuerzos no podrán pagar sus préstamos…Un descuento: es un desafío” (14/08/20). ¿Tomarán el guante Dionisio Romero Paoletti (BCP), Carlos Rodríguez Pastor (Interbank) y los otros banqueros?
No es un secreto que para levantar el consumo privado, que se ha desplomado en 23.5% en el 2do trimestre, e ir remontando la crisis, hay que aliviar la deuda de 6.5 millones de hogares (S/ 150,000 millones), que vienen pagando intereses superiores al 40% anual (crédito de consumo) debido a 25.3 millones de tarjetas de débito y 6 millones de tarjetas de crédito entregadas alegremente por la banca en los años bíblicos de la bonanza.
Pero, ahora que toca los años de las vacas flacas, la banca viene ignorando olímpicamente la línea “repo” que el BCR lanzó hace 70 días (7/6/2020) para reprogramar y reducir la tasa de interés hasta en un 20%. Lo cierto es que hasta el día de hoy sólo cuatro bancos se han acogido con alrededor del 0.1% de las colocaciones (S/ 173 millones). Una burla.
La situación social puede devenir en explosiva porque casi siete millones de peruanos están sin chamba –en este 2do trimestre– según la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) y para peor a los que chambean, su ingreso real se ha deprimido en más del -10%. No deja de alegrar por cierto que en Lima Metropolitana, en el último trimestre móvil (mayo-junio-julio) la caída del empleo (Población Económicamente Activa -PEA) se haya situado en -40.2%. Una leve mejoría. Ahora ya no patean latas 3 millones de limeños como en el trimestre anterior, sino 2 millones en Lima y otros 5 millones en el resto del país.
Las cifras negativas se acumulan sin que el gobierno atine a presentar un plan para salir de la tormenta, pues de las dos presentaciones de primeros ministros: Pedro Cateriano y Walter Martos, solo queda en firme el segundo Bono Universal y una lista de lavandería, de obras sin ton ni son.
La ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, se ha limitado a prometer que el 31 de agosto, con el proyecto de presupuesto del 2021, finalmente se actualizará el Marco Macroeconómico Multianual. Es decir, otra quincena de espera para conocer la ecografía del paciente.
Mientras el INEI señala que en el 2do trimestre (abril-junio) el PBI de Perú cayó en -30%, mínimo histórico, que además es la mayor caída en Latinoamérica, y probablemente mundial, superando ampliamente a: México -18.9%, Argentina -18.5%, Colombia -15.7%, Brasil -11% y Chile -9%. Los sectores más afectados fueron: construcción, manufactura, comercio y la minería, mientras que en junio la caída del PBI se morigeró a -18.06%, acumulando una caída semestral de -17.37%.
Por eso Velarde indica “Esta es la peor crisis de los últimos 100 años”, incluso superando la depresión de 1929, porque los pronósticos para el PBI del 2020 le dan la razón: el FMI proyecta -13.9%, el BCP hasta -15% y Bruno Seminario entre -18% y -26%.