La Cantuta, el bicentenario y el Día del Maestro

La Cantuta, el bicentenario y el Día del Maestro

La educación peruana se engalanó este 6 de julio, pues se conmemoró el bicentenario de la institucionalización de la carrera magisterial. La pedagogía al servicio del desarrollo nacional promovió la emergencia de maestros forjadores de ciudadanía e ideales de la naciente nación, para las generaciones venideras del Perú. Al cumplirse un año de la independencia de la patria, don José de San Martín materializó la creación de lo que hoy es la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle, conocida como la Cantuta. Ésta, originalmente, nace como Escuela Normal de Preceptores el 6 de julio de 1822, mediante Decreto Ley N° 14915, convirtiéndose en el primer centro de educación del Perú republicano, fomentando nuevas condiciones para crear y desarrollar una conciencia patriótica nacional y garantizar la educación libertaria, nacional, bajo principios emancipadores.

Este emblemático referente de la educación es coronado con justicia, cuando el gobierno peruano, reconociendo la encomiable misión formadora, decide se le considere institución educativa por excelencia y otorgue las garantías y ventajas inherentes a universidad. Por ello, el 4 de abril de 1965, se promulga la Ley N° 15519, reconociéndola como la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle, en homenaje al destacado educador Enrique Guzmán y Valle, que se convierte en el docente peruano reconocido como el Primer Director que asumió orgánicamente la conducción del histórico Centro de Educación Superior, en el periodo de 1919 y 1923.

La Cantuta es la madre de los grandes educadores que generó nuestra patria, a pesar de las limitaciones, carencias, periodos de asfixia, sobreviviendo al reto histórico que la patria le señaló, venciendo adversidades, lo cual además demuestra cómo el maestro peruano desarrolla su estoico papel, como auténtico educador en la costa, sierra y selva. A ello responde su permanente apuesta por los destinos del Perú y el rescate permanente de los valores ancestrales de la patria.

Bajo esos antecedentes, en los albores de la Independencia, el 6 de julio de 1822, se reconoce el Día del Maestro. Si bien ellos tuvieron esa fecha como el día de su identidad de educadores, la misma se oficializa, el mes de mayo de 1953, cuando el Congreso decreta que el 6 de julio de cada año se celebre el Día del Maestro en homenaje a nuestros educadores, en clara referencia a esta reconocida universidad. A partir de esa fecha, el Día del Maestro forma parte de las grandes efemérides nacionales. Es el día en que la educación peruana está de fiesta, también el día en que el Perú democrático debe reflexionar sobre las limitaciones de la educación, el olvido histórico del Estado para dotarla de elementales condiciones que el pueblo reclama, para seguir forjando ciudadanos del Perú profundo.

La gloria de La Cantuta no ha terminado de escribirse, ella sigue ávida de nuevos lauros para un país con esperanzas, fiel a su estoicismo sigue alumbrando la senda educativa por el camino de la excelencia rumbo al bicentenario, eligiendo a la primera mujer cantuteña como rectora de la Universidad Enrique Guzmán y Valle. En este aniversario, la universidad La Cantuta, al cumplir 200 años celebra en gran dimensión las riquezas que atesora en su glorioso recorrido, con el reconocimiento del pueblo peruano.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.