En 1962 yo cursaba estudios de Derecho en San Marcos, como joven me eligieron para ir al Festival Mundial de la Juventud en Finlandia y a la Asamblea Mundial de Juventudes Democráticas en Varsovia. Ello motivó que me invitaran a la República Popular China donde permanecí varios meses. Fui mi primer viaje a China. La gobernaba Liu Shaoqi. Mao Zedong, fundador de esa República en 1949, fue presidente y del Partido Comunista Chino. Zhou Enlai y Deng Xiaoping eran dirigentes importantes del Partido. Hu Yaobang era el secretario general de la Juventud Comunista. Durante esa visita a China conocí las “comunas populares” y observaba que la política del “Gran Salto Adelante” propiciada por Mao no daba resultados y sentí algunas discrepancias en la alta dirección del Partido. Liu Shaoqi y Deng Xiaoping cautelosamente tomaban las riendas de la política económica en China e iniciaron la aplicación de reformas económicas para corregir “el Gran Salto Adelante”. Ante ello Mao, alentando a las masas juveniles, inició la “Revolución Cultural”, acusando de capitalistas a Liu y Deng. Años después sancionaron a Deng y lo relegaron. El 22 de julio de 1977, en la Tercera Plenaria del X Congreso del Comité Central del Partido volvía al gobierno, recuperando los cargos de viceprimer ministro, vicepresidente del Comité Central del Buró Político, vicepresidente de la Comisión Militar y jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Liberación. Allí comienza el gran cambio en China con las reformas económicas orientadas desde la Dirección de su Partido y el respaldo del pueblo devolviendo en 1970 el orden a su país.

Deng Xiaoping inició las reformas económicas y la apertura de la liberación de la economía socialista. En 1981 dirigió las reformas políticas y en 1982 se aprobó la nueva Constitución por la Asamblea Popular Nacional de China. Lanzó las cuatro modernizaciones (Agricultura, economía, desarrollo científico y tecnológico y la defensa nacional). Dirigió la expansión económica y el desarrollo industrial y amplió las relaciones diplomáticas, comerciales, culturales con países de Occidente. Participó en negociaciones con Inglaterra y Portugal y China recuperó los territorios de Hong Kong y Macao aplicando la política de “un país dos sistemas” que involucra el retorno de Taiwán respetando su sistema económico.

La República Popular China, reconociendo el liderazgo de Mao Zedong, tiene en Deng Xiaoping el gran transformador de la realidad económica, política y social del país más poblado del mundo, donde la pobreza extrema está extinguiéndose y convierte a su país camino a ser la primera potencia económica mundial y con ánimo fraterno con todos los pueblos del mundo.