Como si el azote del coronavirus no fuera suficiente para hacer sufrir a los peruanos, hay otra pandemia secreta y oscura, pero que da señales de su lamentable vigencia. El “escándalo Richard Swing”, actualmente en investigación por las autoridades del Ministerio Público, es el nuevo capítulo que nos muestra cómo detrás de las bambalinas quienes detentan el poder juegan a espaldas de la verdad y del pueblo que los eligió.
Todo parece tan nuevo y a la vez tan conocido. Audios que revelan oscuras motivaciones y manejos al margen de la opinión pública, refuerzan lo que hace un siglo dijo el pensador peruano Manuel González Prada: “El Perú es un organismo enfermo: donde se pone el dedo, salta la pus”. Tremenda sentencia que nos obliga a preguntarnos: “¿Hay una salida a esta crisis permanente?”.
A escasos cuatro meses para que termine el año 2020, todo parece ser más de lo mismo. El Perú continúa entrampado en el círculo vicioso de la corrupción política, la violencia social y el aumento de los índices de criminalidad.
La ciudadanía percibe que los problemas más fuertes de la actualidad son la delincuencia y la corrupción, inclusive por encima de la pobreza, el desempleo o la inflación. Según un informe de Proética, las instituciones consideradas más corruptas por la población son: el Congreso y los partidos políticos, precisamente quienes tienen las riendas del poder. Esto tiene que cambiar.
El contralor Nelson Shack informó semanas atrás que la corrupción le costó 23 mil 297 millones 36 mil 682 soles al país en 2019, tras evaluar el nivel de gasto de los gobiernos subnacionales (regionales y municipales) y el gobierno nacional.
Precisó que esa cifra representó el 14.9% del presupuesto ejecutado el año pasado y que ascendió a 156 mil 278 millones 575 mil 20 soles. De las 25 regiones, en Lima se registró el mayor perjuicio económico con 10 mil 359 millones 826 mil 254 soles, le siguió el Callao con más de mil 100 millones de soles y luego Piura con más de mil millones de soles.
Todo lo que roban los corruptos es una cachetada en el rostro de los ciudadanos. ¿Hasta cuándo?

(*) Escritor y sociólogo. Presidente de IPJ y
director de Editorial Río Negro.