El planteamiento central de Pedro Castillo -aunque por razones electorales lo quiera negar ahora- es totalmente antisistema: el plan de gobierno de Perú Libre aupado a las trayectorias de Cerrón y del propio Castillo se basa en la tesis marxista leninista de la lucha de clases que, en la presente coyuntura, ha calado en ciertos sectores con mayor profundidad que en anteriores oportunidades debido a la grave crisis por la que atravesamos.
El caldo de cultivo de ineficiencia y corrupción se arrastra, por cierto, desde hace muchos años lo cual explica el voto repetitivo por la izquierda comunista: Verónika Mendoza sacó alrededor de 20 % en la elección anterior y no surgió la preocupación que hoy existe en determinados sectores simplemente porque no pasó a la segunda vuelta.
Y esto se explica también por la desinformación y la indudable infiltración de chavistas y cubanos: es increíble que en Cajamarca, donde los antimineros han paralizado la inversión, la izquierda comunista haya dilapidado 23 mil millones de soles del canon para que continúe siendo esa región una de las más pobres del Perú. Y el profesor comunista Pedro Castillo es ciertamente cajamarquino como su paisano, el prontuariado Gregorio Santos. Y Cajamarca exhibe un fuerte voto por ambos.
Es indispensable ganarle esta elección decisiva a los comunistas y para ello es necesario demostrar que la democracia, con todas sus contradicciones y deficiencias, sí funciona no sólo como un sistema de libertades públicas que inclusive permite al comunismo usarlo para intentar destruirlo, sino también en las áreas de servicio social del Estado, largamente abandonadas por décadas de gobiernos mercantilistas ineptos y corruptos.
Ese es el reto que se le presenta hoy al Perú: entender que por más antivoto que pueda tener la candidata de Fuerza Popular, representa la necesidad de preservar la democracia para luego enfrentar los flagelos de la corrupción y la incompetencia en el manejo del Estado, mientras que Castillo encarna el establecimiento de un sistema totalitario y fracasado sin libertad, como nos lo ponen en evidencia, todos los días, el millón de venezolanos asilados en nuestra Patria.
(*) Presidente de Perú Nación
Presidente del Consejo por la Paz

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.