Lo dicho en el Congreso durante el debate sobre la necesaria ley de promoción agraria demuestra que la mayoría desconoce los aportes a la patria que hizo la agricultura pre reforma agraria. No es cierto que gracias a la reforma agraria hoy existe una agricultura moderna, la verdad es que la reforma agraria postergó los avances (riego por goteo, mejoramientos genéticos, etc.) que produjo la Revolución Verde, al punto que los peruanos los aplicamos 25 años después que Chile porque la Revolución Verde se realizó de 1960 a 1980 mientras que en el Perú hacíamos Reforma Agraria (de 1964 a 1980). Recordemos que en 1964 Belaunde legaliza la expropiación de tierras pagada con bonos sin garantía (los que hasta ahora no se les pagan a los peruanos y sí a los extranjeros) lo que permitió a Velasco Alvarado comprar una imprenta e imprimir los bonos para expropiar, en menos de 7 años (a partir de 1968), a más de 15,000 agricultores (grandes, medianos y pequeños). En el Perú se empezaron a aplicar los avances de la Revolución Verde a partir del día que se promulgó la Constitución de 1993 porque su artículo Nº 70 eliminó la posibilidad de expropiar tierras con bonos (como lo permitía la del 1979).
Aprovecho la oportunidad para denunciar que en el internet se ha adulterado el texto de la Constitución de 1979 eliminando el último párrafo de su artículo Nº 125 que permitía la expropiación con bonos. ¿Hasta dónde llegan los caviares para evitar que los peruanos se den cuenta que el derecho de propiedad segura es fundamental para el desarrollo de los pueblos?
En 1980 Belaunde disuelve las incompetentes cooperativas no industriales creadas por Velasco y subdivide la tierra de los valles en lotes de 4 has. creando innumerables antieconómicos minifundios que no pueden pagar los salarios que sí pueden los fundos modernos desarrollados en los desiertos utilizando el riego por goteo materializado por la revolución verde.
La reforma agraria, por mal hecha, ha logrado que en los valles tradicionales existan dos agriculturas, la moderna y la, por “minifundizada”, ineficiente en manos de parceleros minifundistas beneficiados por la reforma agraria que por antieconómica no puede pagar los salarios ni cubrir los derechos sociales que merecen los obreros y que sí puede pagar la agricultura moderna.
La incoherente reforma agraria producida por Velasco y llevada a cabo por caviares y socialistas extremos le ha creado a nuestro país un problema socio económico de difícil solución.