La guerra de EEUU con China

La guerra de EEUU con China

Donald Trump, el presidente de EEUU, y Xi Jinping, el presidente de China, vienen protagonizando un duelo de vaqueros. En este caso, las armas son los aranceles (impuestos) a las importaciones.

La primera bala estuvo a cargo de Trump, que impuso aranceles de 25 % a 818 productos chinos (autos, tecnología de la información, chips, etc.) que tienen un valor estimado de US$ 50,000 millones anuales. Ni corto ni perezoso, el líder chino respondió con un arancel de 25% a 659 productos estadounidenses (soya, autos, etc.). Ante la respuesta del gigante asiático, Trump replica que establecerá un nuevo arancel de 10% sobre otros US$ 200,000 millones en productos chinos.

Para muchos, la escalada Trump tiene que ver con sus intereses electorales para que el partido Republicano se asegure las mayorías en la Cámara de Representantes y el Senado en noviembre próximo. No hay que olvidar que cuentan con el apoyo de los sindicatos de las empresas automovilísticas y de acero. Pero los chinos, que tienen una astucia milenaria, han cargado con aranceles los productos agrícolas que afectarían a los estados rurales que respaldaron a Trump en la elección del 2016.

Lo cierto es que el déficit comercial que tiene EEUU con China es enorme: US$ 376,000 millones al año, y estas medidas pueden formar parte del advenimiento de un gran acuerdo. No es fácil olvidar que el multimillonario fue coautor del libro “The Art of Deal” (El Arte de la negociación) y ahora se estaría tratando de graduar como un presidente negociador.

Por último y no menos importante, EEUU siente que China está amenazando no sólo su liderazgo comercial sino también el tecnológico. Robert Lighthizer, representante de la Oficina de Comercio Exterior (USTR), acusa a China de estar “robando nuestra propiedad intelectual y con ciberataques a nuestras redes”.

La irritación se acentúa porque durante los últimos cinco años, China ha sido la dueña del número uno en cuanto a supercomputadoras. El año pasado, China contaba 202 equipos en la lista de 500 supercomputadoras más potentes del mundo, mientras EEUU contaba con 144. Sin embargo, IBM presentó hace algunos días a Summit, la más grande supercomputadora con 200 petaflops, con lo que EEUU se coloca por el momento a la cabeza de las supercomputadoras (13/06/18).