El tiempo nos ha dado la razón, al cabo de una dudosa elección presidencial y congresal, Martín Vizcarra aparece como el candidato más votado por arte de magia y ya existen voces muy interesadas que deslizan la idea de que tiene que ser el presidente del Congreso, algo que habíamos anunciado hace varias semanas. También denunciamos la posibilidad de un fraude, precisamente con la finalidad de favorecer a Vizcarra y al Partido Morado, lo que en estos momentos podría estar ocurriendo. Por ello, esta posible manipulación de votos debe ser investigada de inmediato, así como también debe ser impugnada por los partidos políticos que se están perjudicando. No podemos permitir que Vizcarra y el Partido Morado ocupen cargos tan importantes para el país después de haberle hecho tanto daño y, peor aún, si es que no recibieron el voto popular. No es posible que a punta de berrinche o extorsión existan funcionarios que estén favoreciendo ilegalmente a estos malos políticos, que deben dedicar su tiempo para comparecer ante la justicia, es lamentable que la ONPE se esté prestando para torcer la voluntad popular.
En estas circunstancias y mientras le aumentan los votos a Vizcarra, los reflectores apuntan al Congreso, pues sobre sus hombros recae la responsabilidad de inhabilitarlo el día de mañana, estaremos atentos a cómo escriben la historia de un político que traicionó la confianza de los peruanos y como es que quedarán en el recuerdo de este país, cansado de los arreglos bajo la mesa.