En el foro organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia, siete jefes de Estado y el secretario general de la OEA coincidieron en señalar que el Foro de Sao Paulo –hoy Grupo de Puebla– interviene abiertamente en los procesos electorales del hemisferio, apoyando con equipos políticos y amplios recursos económicos a los candidatos presidenciales o parlamentarios afines al Socialismo del Siglo XXI.
Coincidieron, también, que ese sector domina gran parte de las ONG, redes sociales, radios, canales de televisión y movilizaciones populares, incluyendo marchas y el bloqueo de carreteras.
Es decir, estamos frente a una multinacional de la izquierda, poderosa por su organización y dinero, activa y solidaria con sus miembros, que cuenta con fondos extraordinarios para invertir en proyectos políticos, sin rendir cuentas ni ser fiscalizados.
En ese contexto, el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, afirmó que el narcotráfico y empresas corruptas, como la constructora brasileña Odebrecht, aceitan los engranajes de esa maquinaria, y el mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, recordó que el sistema bancario internacional ha identificado cuentas secretas de personajes vinculados al régimen chavista que, sin duda, deben haber nutrido las arcas de agrupaciones de izquierda para fortalecer sus actividades proselitistas.
Solo en el Banco de Andorra, un principado situado entre Francia y España, autoridades judiciales encontraron depósitos de dos mil millones de euros a nombre de ministros y políticos del entorno de Chávez (BBC News 14/ 09/ 2018). Por su parte, Alejandro Andrade, guardaespaldas del fallecido presidente y después tesorero del gobierno venezolano, tenía depósitos y propiedades valoradas en mil millones de dólares y por ello un juez federal lo sentenció a 10 años de prisión. Su reemplazante, Claudia Díaz , enfermera de Chávez, está relacionada a una empresa –establecida en San Vicente y las Granadina– que compró lingote de oro por valor de 9. 9 millones de dólares y por recibir sobornos superiores a 4 millones de dólares.
No se sabe cuánto dinero de la corrupción maneja el chavismo, pero se estima en 300 mil millones de dólares. Un libro del escritor Castro Ocando –“Chavistas en el Imperio, Secretos, Tácticas y Escándalos de la Revolución Bolivariana en Estados Unidos”– abunda en revelaciones sobre fortunas construidas a la sombra del régimen de Caracas.
Pero más allá de la magnitud de las cifras, el uso abierto de esos recursos influye determinantemente en los procesos eleccionarios del hemisferio, desestabiliza a gobiernos adversos a su ideologías, cómo ocurre en Chile y Colombia, países sacudidos por violentos estallidos sociales y penetra ideológicamente en vastos sectores de la población.
Ahora las baterías del chavismo apuntan a nuestro país, a través del candidato Pedro Castillo y su aliada Veronica Mendoza, integrantes del Foro de São Paulo y del Grupo de Puebla, cuyo objetivo geopolítico prioritario es construir el eje Lima-La Paz- Caracas-La Habana, para desde ese espacio cercar y avanzar hacia Ecuador, Colombia y Chile.
El peligro de la expansión del totalitarismo es para toda la región y solo podemos arrostrarlo si las fuerzas políticas y no políticas democráticas se movilizan unitariamente asistiendo a votar y apoyando con personeros, locales y declaraciones en medios de comunicación y redes sociales, advirtiendo que el candidato Pedro Castillo, autodeclarado marxista y chavista, con probada vinculación al Movadef, brazo legal el terrorismo, nos puede llevar a la destrucción en este bicentenario de la independencia patria.

 

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.