Los demócratas sabíamos y sabemos que la candidatura de Pedro Castillo y Vladimir Cerrón era turbia como el más oscuro de los pantanos. Conocíamos que Sendero Luminoso –en su versión Movadef y Vraem– y el MRTA estaban implicados en este proyecto totalitario. También advertimos la fuerza del Foro de São Paulo y ‘sus estrellas’: Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina y Lula da Silva.
Pero esta organización criminal, vaya que lo es, es una mafia muy bien articulada, cuenta también con gente en la ONPE y en el JNE, donde la presencia del “Lagarto” y de su mandadero Salaverry es clara. “Lagarto” lidera el fraude.
Falta revisar 500,000 votos, 300,000 impugnados por Perú Libre donde Keiko Fujimori tiene una alta votación. Ahí los (Fuerza Popular) tienen mucho por ganar. De los 200,000 votos restantes, 120,000 están impugnados por firmas falsas. Los Castillo-Cerrón piden la nulidad de 128 actas en Loreto, donde Keiko ganó.
El fraude ha sido muy grosero, obvio y burdo. Los violentoss jamás avizoraron la reacción de Fuerza Popular. Pretenden robarle dos puntos a Keiko en mesa que significan cerca de 300,000 votos. Una barbaridad propia del ‘chavismo’. Recuerde que PPK ganó por 43 mil votos (con José Cavassa, el apoyo de Humala y los vinos blancos degustados en la residencia de PPK, impidiendo el voto de un sector de FF.AA. y Policiales).
Es claro que Fuerza Popular ganó. Pero la extrema izquierda quiere imponernos su lógica matonesca: ‘ya fuiste pe’ y sacan a su maquinaria mafiosa, a su prensa y al ‘pueblo’, buscando que haya sangre y muertos. Recurren a enfrentar más a pobres contra ricos, exacerbando el encono racial creado por ellos. Aunque ya no nos amenazan más. Los demócratas somos ‘cholos’, muchos tenemos origen familiar en la sierra peruana. Los demócratas no son menos que un rondero o un campesino. La organización criminal no nos impondrá su discurso del odio.
En el paroxismo del atropello, Sagasti –presidente INTERINO– llama a Mario Vargas Llosa para que Keiko tire la toalla y se deje robar los votos que legítimamente obtuvo. Al parecer forma parte del enjuague del fraude. Ya le cayó el peso de la ley y puede terminar ‘en cana’ por interferir en una elección. Pregunta: ¿por qué Vizcarra no tiene prisión preventiva?
Un acomodado economista de Perú Libre afirma que Castillo no estatizará, no prohibirá importaciones, que será buenito. No es garantía de nada pero blanquea al ‘profesor’. Ingenuo él; si llegaran al poder los totalitarios, será barrido sin miramientos, que lea el ‘tuit’ de Cerrón.
Los demócratas hemos repudiado a Chávez, a Maduro, a Castro y a tanto dictador que anda por ahí. El Perú exige elecciones periódicas. Rechazamos el terrorismo y la Constituyente con la que deliran Castillo-Cerrón. Hemos ganado legítimamente, respeten nuestro voto.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.