El ser humano es una unidad biopsicosocial y espiritual, que va acumulando en la mente una serie de acontecimientos vividos en forma inconsciente, subconsciente y consciente, que va moldeando el perfil psicológico de la personalidad del individuo, a través de su lenguaje, pensamiento, percepción, memoria, sexualidad, hábitos, hobbies, actitudes, aptitudes, creencias, alimentación, recreación, educación, formas de relacionarse consigo mismo y los demás, amistades, desde la edad preescolar, escolar, universitaria, técnica, laboral, relaciones de pareja, convivencia, enamoramiento, noviazgo y matrimonio, la dinámica de la familia, si es conservadora, prejuiciosa, formalista o abierta, con mucha comunicación para afrontar los diferentes temas de la vida cotidiana.

La mente responde a todo un aprendizaje que se va internalizando desde que el ser se encuentra en el claustro materno, naces, vives y dejas de existir. Las costumbres de una sociedad o país marcan al individuo en todo su desarrollo; y cuando estas experiencias no son asimiladas como debieran ser aparecen las preguntas sin respuesta, que originan temor, angustia, falta de adaptación, porque no se conversan, no se explican y la persona va creciendo con ideas equivocadas que no han sido resueltas en el espacio, tiempo y persona y la mente se afecta.
Muchas familias hasta la actualidad no han interiorizado que la circuncisión es un acto quirúrgico menor del neonato o recién nacido, que consiste en el retiro del prepucio para que el glande esté expuesto libremente por temas profilácticos. Sin embargo, muchos padres lo perciben como un caso tabú, que el bebé cuando crezca tome su decisión o el tema lo ignoran por aspectos culturales.

Conozco el caso de un letrado, educador y contador, que ha nacido su nieto y le pregunte sanamente si le habían practicado la circuncisión, contestó que no sabía, eso es cuestión de los padres, no quería afrontarlo, ni sugerirlo, cuando es un caso de higiene. A este profesional de qué le han servido tanto los estudios, que no le han permitido ilustrarse y sugerir que se realice este acto quirúrgico menor, solo por ignorancia y prejuicios, que no permite que la mente se desarrolle.

Otro caso en que la mente se obnubila por las ideas irracionales, se trata de una mujer mayor de edad, que mantenía relaciones amorosas con un joven adulto, pero los padres no le permitían que tuviesen relaciones sexuales hasta que se unan en matrimonio, sin embargo, los padres del enamorado sí aceptaban que la chica se quedará el fin de semana en la casa y llamaba a sus padres diciéndole que estaba en la casa de una amiga, qué tal hipocresía la de los padres y la hija de no afrontar la realidad que las relaciones sexuales prematrimoniales son buenas, confunden el respeto con la comunicación y la realidad que les toca vivir. Para mayor ilustración el joven enamorado se estaba divorciando y apenas salió el divorcio se embarazó sin consultar a nadie con el fin que no se escapara con otra y se casó.

La mente del ser humano debe desarrollarse libremente y si existen dificultades que afecten las relaciones de uno mismo o con los demás, inmediatamente hay que buscar ayuda en aras del bienestar y no hay que olvidar lo que glosa Proverbios, capítulo 4, versículo 23 “Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida”.