Hermanos y cónyuges de periodistas se favorecen con contratos millonarios dejando su independencia informativa para echarse en coro a favor de Martín Vizcarra. Saquean al Estado sin misericordia, mientras más de 3 millones de compatriotas han perdido su trabajo y una pandemia está causando muerte, llanto y dolor a miles de hogares peruanos.

José Abelardo Martín Huertas Salvador, hermano de la periodista Mavila Huertas, fue favorecido con más de 300,000 mil dólares por su designación como adjunto a la delegación del Perú ante la Junta Interamericana de Defensa (JID) en EEUU, desde el 3 de julio de 2018 hasta el 2 de julio de 2020.

Luis Eduardo Cisneros, hermano de la periodista Claudia Cisneros, ha realizado contratos con el Estado por más de 650,000 soles. Este sujeto también fue jefe de prensa en el MTC cuando Martín Vizcarra era ministro de esa cartera.

Cecilia Balcázar Suárez, esposa del periodista Augusto Álvarez Rodrich, ha sido nombrada desde el 15 de junio del presente, como directora general de Infraestructura del Minedu con un sueldo de 45,000 soles. También fue funcionaria en la Municipalidad de Lima, en la gestión de Susana Villarán, y también fue directora adjunta para la Reconstrucción con Cambios, que fue una estafa.

Milovan Radovic, esposo de la periodista Juliana Oxenford, se ha beneficiado en contratos con el Estado por cerca de 500,000 soles. Además la agencia de publicidad Kubrick, de propiedad de Milovan, trabaja para los clientes de El Comercio y América televisión, cuyos dueños son los Graña Miró Quesada, dueños también de la corrupta Graña y Montero.

Al parecer, no solo son los contratos por publicidad estatal a los medios de comunicación, sino también a la familia de los periodistas, siendo estos actos una forma de comprar conciencias para el autobombo a favor del Gobierno.
Este silencio cómplice, este saqueo millonario en favor de medios y periodistas, con olor a sangre de más de 50,000 muertos por Covid-19, tiene que parar.

LUIS YNTOR